Más de Portada
Buscan sobrevivientes entre escombros
Corte informativo: No cesan los trabajos
Reporta Segob 224 muertos tras sismo
Afecta sismo 209 escuelas en CDMX
Sin luz, 676 mil hogares y negocios
Sismo, dura prueba para México.-Peña
Suman 4 muertes en Tec de Monterrey
Habría 25 desaparecidos en multifamiliar de Tlalpan
Devasta sismo centro de Jojutla
Activan Plan DN-III en CDMX tras sismo
Inundan muestras de solidaridad CDMX
Recorrerá Peña CDMX junto con Mancera
Compartir artículo:
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Estados?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

Agobia la escasez de víveres en Chicapa

  • Jugadores de un equipo de futbol llanero de Unión Hidalgo apoyan a los vecinos a derribar casas para evitar algún accidente. Entre ellos hicieron una cooperación para comprarse guantes y cascos. Foto: Jorge Luis Plata


Benito Jiménez
En Chicapa de Castro, una agencia del Municipio de Juchitán, ubicado a unos 30 kilómetros hacia Unión Hidalgo, la gente padece hambre.

Teodosio López Díaz alertó que más de 3 mil familias carecen de alimentos y agua, y que la indiferencia de las autoridades está rebasando los límites.

"Ya pedimos ayuda a la presidenta municipal Gloria Sánchez, ya hicimos un llamado a las autoridades federales, pero no vemos resultados. Estamos en una situación muy precaria", dijo.

En esta localidad más de 400 casas se desplomaron y las réplicas mantienen a la gente en la calle de sus viviendas repletas de grietas. El comercio está anquilosado. No hay tortillas, huevo, verduras y abarrotes. El único mercado, bajo la agencia municipal, está a punto del colapso.

La gasolina se consigue hasta La Venta, a unos 25 kilómetros, y los víveres se han obtenido de voluntarios particulares, sin marcas, nombre de organizaciones o gobiernos.

Aquí, la ayuda oficial para atender a los afectados por el sismo magnitud 8.2 del pasado jueves no se ve.

José, el comandante de la Policía de Chicapa de Castro, tuvo que duplicar sus funciones.

"Hay que organizar. La gente se me acerca llorando, me pide comida, me pide agua. ¿Qué hago? No puedo con esto. Aunque uno quisiera ayudar, es demasiado.

"No estamos convencidos de los apoyos, no va a llegar algo aquí", desdeñó.

Contrario a otras localidades, donde se nota la presencia militar o de funcionarios federales, estatales y municipales en recorridos en zonas devastadas, aquí sólo se observan a los propios habitantes buscando pertenencias en tabiques.

En Unión Hidalgo optaron por armar brigadas propias de apoyo a la población.

El equipo de futbol llanero Boca Juniors decidió por ahora denominarse "topos amarillos".

"No damos despensas, pero derribamos casas que representan un peligro", es la frase del grupo.

El profesor Wilson, director técnico del equipo, ahora mueve a sus elementos en una cancha de escombros.

"Desde que empezó esto, el equipo Boca Juniors nos convertimos en topos amarillos y ya llevamos dos días desbaratando ocho casas, sin pedir nada a cambio. No queremos que se caigan estas casas sobre una persona", indicó.

En Unión Hidalgo se desplomaron unas 600 casas y más de 4 mil personas buscan un techo.

"Ya ni a quien decirle. El sábado vinieron el Gobernador (Alejandro Murat) y (Rosario) Robles (titular de Sedatu). Su gente no trabaja. Aquí cada quien se está rascando con sus uñas. No creemos nada, las despensas ya se las clavaron", reprochó doña Angela López, quien pide asilo a sus vecinos.

La falta energía eléctrica es otro dolor de cabeza.

A los males se sumaron la inhabilitación de un puente entre Unión Hidalgo y San Francisco del Mar, para facilitar la conexión a Juchitán, donde se observa un hormiguero de funcionarios, sin brújula.
Hora de publicación: 00:00 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS