Más de Internacional
Amenaza Trump en ONU a Norcorea y Venezuela
Ante la Asamblea de ONU, Trump dijo que si EU se ve obligado 'destruirá totalmente' a Norcorea y amenazó a Venezuela con más sanciones.
El sismo de México en el mundo
Ofrecen en el mundo ayuda por sismo
Muere 1 por paso de 'María' en Guadalupe
Lanzan último intento contra Obamacare
Pagará Rhode Island renovación de DACA
Acuerdo de París, no negociable.- Macron
Urgen a erradicar feminicidios
Estamos con México.- Trump
Los muros no nos protegen.- Macron
Devasta 'María' Dominica
'Tuve un hijo con Boko Haram'
Compartir artículo:
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Internacional?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

¿Vivimos una Tercera Guerra Mundial?

  • Dos analistas internacionales interpretan las declaraciones del Papa Francisco respecto a que vivimos un nuevo conflicto global. Foto: AFP
Reforma / Redacción
El mes pasado, el Papa Francisco alertó, como en otras ocasiones, que el mundo vive una especie de tercera Guerra Mundial, y llamó a la paz y a la reconciliación entre las religiones en su visita a Sarajevo, ciudad en la que conviven fieles de distintas creencias y que fue escenario de la guerra civil que vivió la antigua Yugoslavia durante la década de los 90.

Dos analistas internacionales opinan al respecto: ¿vivimos realmente una Tercera Guerra Mundial?

Despertar las conciencias
Élodie Brun*

En varias ocasiones, el Papa Francisco usó la expresión de Tercera Guerra Mundial "por partes", aludiendo a los múltiples conflictos armados activos en el mundo de hoy. Desde un punto de vista académico el concepto no es válido. El Pontífice mismo lo subraya al añadir la expresión.

Por definición, una Guerra Mundial no puede ser dividida. Lo que caracteriza la conflictualidad actual a escala internacional radica en su carácter difuso y no convencional.

Las partes no se oponen necesariamente mediante ejércitos, los actores no son sólo Estados. La mayoría de las tensiones no tiene lugar entre estructuras políticas organizadas -estados e imperios, como durante las dos Guerras Mundiales-, sino que se desarrollan sin preocuparse de la lógica de fronteras. Y las varias fuerzas locales, nacionales y transnacionales pueden involucrar a estados de manera indirecta vía apoyos u oposiciones, hasta dificultar la definición de campos.

Los casos de Siria y la República Democrática del Congo ilustran tal complejidad en el terreno. Además, los focos de tensiones no se relacionan entre ellos a escala global.

Si bien se observan casi siempre lógicas regionales, muchas veces globales, cada conflicto presenta una lógica propia, y no forzosamente se vincula con una contienda más universal.

Somalia y Sudán del Sur son vecinos, ambos padecen la ausencia de una estructura organizacional, pero no se pueden analizar como si pertenecieran al mismo conflicto.

Sin embargo, la intención del Papa no es de ofrecer una lectura académica acertada de la realidad global, sino de despertar conciencias. Si bien no experimentamos una Tercera Guerra Mundial, la permanencia de un alto grado de conflictualidad en el mundo requiere de una concientización global.

Según el Índice de Paz Global, sólo 11 países no sufrieron ningún tipo de conflicto (entendido en sentido amplio) en 2014. En una perspectiva cristiana, esas declaraciones pontificales se inscriben dentro del deber de atención hacia el otro, pero tal actitud también se puede interpretar desde un punto de vista realista: la búsqueda de la seguridad.

Dadas las interdependencias actuales, cada tensión en un lugar del planeta puede afectar al conjunto: es el efecto mariposa.

El Vaticano también es un actor político y se preocupa por la situación de los cristianos en el Irak bajo control el Estado Islámico. De la misma manera como los gobiernos europeos intentan evitar la explosión de Malí para prevenir olas migratorias, tal vez, y sobre todo para impedir la creación de espacios donde los grupos que definen como terroristas pueden planear acciones en su contra.

En México es muy común suscitar sorpresa al mencionar tensiones ajenas tanto cultural como geográficamente. Falta darse cuenta que este país está incluido en el efecto mariposa global, incluso para entender los desafíos y las oportunidades domésticas.

Si el Papa puede ayudar en el proceso de concienciación, sin pretender poseer la buena palabra al ser también un actor político interesado, ¿por qué no?

* Centro de Estudios Internacionales, El Colegio de México

Visiones apocalípticas y verdades complejas
David Herrera Santana*

En el último mes, el Papa Francisco ha sido centro de la atención mundial por cuando menos dos temas: 1) la llamada Encíclica verde, y 2) por sus declaraciones acerca de una Tercera Guerra Mundial.

En el primer caso, ha alertado sobre un comportamiento "suicida" derivado del funcionamiento de un sistema económico mundial que ha transformado al planeta en un "depósito de porquería".

La Encíclica afirma que no existen "dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socioambiental", y que la solución requiere de "una aproximación integral para combatir la pobreza, para devolver la dignidad a los excluidos y simultáneamente para cuidar la naturaleza".

En el segundo, Bergoglio ha afirmado que "tras el segundo fracaso de una guerra mundial, quizás se puede hablar de una tercera guerra combatida por partes, con crímenes, masacres, destrucciones", en lo que puede ser caracterizado como una locura bélica.

Ésta proviene, de acuerdo con el Pontífice, de "intereses, estrategias geopolíticas y codicia de dinero y de poder" que suelen disfrazarse de pugnas ideológicas.

La trascendencia de ambas no reside en su originalidad; ya desde la década de 1970 se ha venido discutiendo tanto la crisis socioambiental, sus causas y consecuencias, como la multiplicación de los conflictos bélicos y los intereses que los originan.

No obstante, una pregunta puede formularse: los dichos de Bergoglio ¿se tratan de visiones apocalípticas al estilo de las sagradas escrituras, o poseen bases sólidas en la realidad global?

En principio, tanto la Encíclica como las declaraciones sobre la guerra, hacen recordar, por una parte, la reflexión de Ulrich Beck sobre la sociedad del riesgo, una sociedad global que enfrenta múltiples riesgos que han sido forjados por la propia dinámica de la modernidad, cuyo funcionamiento depende, paradójicamente, de todo aquello que produce los riesgos; por la otra, viene a la mente la reflexión del filósofo francés, Michel Foucault, quien se atreviera a invertir la Máxima de Clausewitz, "la guerra es la continuación de la política por otros medios", por una afirmación más acertada: "la política es la continuación de la guerra por otros medios", misma que desvela una situación en la cual las relaciones de poder, de subordinación y de jerarquías, encuentra su punto de normalización y de funcionamiento idóneo en el ámbito de la política.

De ambas reflexiones y de los dichos y escritos de Francisco, podríamos apuntar que: 1) los riesgos presentes son directamente derivados, no sólo del sistema económico imperante, sino de la socialización global dominante; 2) al producir sus propios riesgos, la dinámica imperante no puede solucionarlos, tan sólo busca gestionarlos y administrarlos, manteniéndolos en unos "niveles aceptables"; y 3) la visión de Tercera Guerra, por lo tanto, debe ser reemplazada por una de guerra permanente, porque no se trata de un escenario excepcional de violencia aislada, sino de uno de violencia estructural global, que rebasa el ámbito de la violencia física para adentrarse en el de una vida condicionada por relaciones globales que, con su propia existencia, cuestionan la propia viabilidad de la reproducción de la vida.

La trascendencia de las declaraciones papales puede residir en su intento de concientizar sobre la situación global actual, pero también sobre la necesidad de reinterpretar el tipo de globalidad que tenemos. No se trata de visiones apocalípticas, sino de realidades complejas y adversas.

* Doctor en Ciencias Políticas y Sociales y Maestro en Estudios en Relaciones Internacionales por la UNAM. Profesor de Carrera adscrito al área de Geografía Política, Colegio de Geografía, Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Profesor adscrito a las áreas de política internacional y teoría y metodología del Centro de Relaciones Internacionales, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.
Hora de publicación: 00:00 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS