Recibe en tu email las próximas
columnas de Alberto J. Olvera
1 mes
2 meses
3 meses

Triunfo, esperanza y derrota

COLABORADOR INVITADO / Alberto J. Olvera


Los resultados de las elecciones intermedias dieron un triunfo relativo para el PRI, que le permitirá profundizar la restauración autoritaria. Han emergido también alternativas independientes que señalan potenciales caminos de democratización futura. Pero lo más importante fue que el gobierno logró, mediante un gran despliegue de fuerza, controlar a los sectores radicalizados del movimiento social, lo que le permitirá en los próximos meses recuperar la iniciativa política.

Ahora bien, esta victoria es engañosa. El PRI perdió 2 puntos respecto a la elección de 2012. Su aliado el Verde fue un fiasco: sólo obtuvo el 6.9% de la votación a pesar de trampas múltiples, el apoyo masivo de las televisoras y los misteriosos 600,000 votos obtenidos en Chiapas. El PRI deberá comprar caro el 3.7% del partido corporativo PANAL, para alcanzar la mayoría. Aunque esta coalición tiene menos del 40% del voto efectivo, contará con 52% de los escaños, una absurda sobrerrepresentación que lastima nuestra precaria democracia.

La clave es que el PRI mantiene el control político en estados que sufren la violencia extrema (Coahuila, Chihuahua, Sinaloa, Durango y Tamaulipas), en los que se escenifica la movilización popular (Michoacán, Oaxaca y Guerrero), y en los más poblados (Estado de México, Veracruz y, parcialmente, Jalisco). El PRI perfeccionó las prácticas clientelares y la compra del voto a través de una enorme red de operadores electorales territoriales, cuyo gigantesco costo resultó invisible para los medios de comunicación y quedó fuera de la supervisión del Instituto Nacional Electoral. Estas y otras violaciones a la ley le otorgaron al PRI una gran ventaja sobre la oposición.

El PAN, el gran derrotado, mantuvo la mayoría sólo en los estados relativamente prósperos del centro y el norte del país: Aguascalientes, Colima, Guanajuato, Querétaro, Nuevo León, San Luis Potosí, Baja California. Su clientela se reduce y no se ve cómo pueda recuperarla.

La izquierda se fragmentó, pero en conjunto mantuvo su votación. Morena y el PRD se han redistribuido los votos que tenían cuando eran un mismo grupo político. Sumados tienen 19.3% del voto nacional. No hay renovación generacional en esta izquierda vieja, que depende completamente de su aparato electoral y que tampoco puede apelar a un electorado rejuvenecido.

Movimiento Ciudadano (6%) consiguió reconvertirse en vehículo electoral de Enrique Alfaro, candidato casi independiente a la alcaldía de Guadalajara. Alfaro y su grupo consiguieron barrer en casi todo Jalisco, convirtiéndose en la principal fuerza política estatal tanto en elecciones locales como federales, en un verdadero vuelco histórico que constituye el principal cambio político de este proceso electoral. Se trata de una innovadora élite política regional que puede tener pronto un impacto nacional.

El arrollador triunfo del candidato independiente Jaime Rodríguez, el "Bronco", es un hecho excepcional, no repetible en otros estados. A diferencia de Alfaro, el "Bronco" estará acotado por los partidos, que dominan el congreso local, y por los intereses económicos que financiaron su campaña.

Buena parte de los ciudadanos sigue considerando a las elecciones como un método para protestar y, cuando las circunstancias lo permiten, impulsar alternativas al establishment. No hay voluntad colectiva de recurrir a la movilización permanente. Los movimientos sociales radicales han sufrido una derrota política al no poder impedir la elección ni en Guerrero ni en Oaxaca.

El PRI tendrá frente a sí en los próximos tres años a una oposición dividida, movimientos sociales desgastados y una sociedad civil dispersa. La restauración autoritaria vía consolidación del presidencialismo se prefigura claramente, y si bien la ciudadanía ha mostrado signos de resistencia y se ha anotado triunfos en algunas ciudades del país, queda mucho por hacer para detener al monstruo.


El autor es investigador del Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales de la Universidad Veracruzana.

 
 
 
 
 

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS

MÁS DE COLABORADOR INVITADO / Alberto J. Olvera

Joel Salas Suárez
Transparencia: desafío local
José Roberto Ruiz Saldaña
El INE ¿árbitro o espectador?
Salvador O. Nava Gomar
El día después
Alfredo Figueroa Fernández
Ítaca
Alberto J. Olvera
Restauración o esperanza
Silvia Garza
Ética de la educación
Alicia Bárcena
China y AL: diversificación
Silvia Garza
Compromisos y educación
Irma Uribe
Desde mi aula
Ernesto Canales
La madre de las Reformas
Fernando Rodríguez Doval
¿Dónde está la derecha?
Fernando Landeros
Teletón: verdades
David Heurtel
Mercado de carbono
Gustavo Leal Cueva
Petróleo: lecciones texanas
Tanya Müller
Datos, aire y decisiones
Ciro Murayama
Respuesta a la CIRT
Zoé Robledo
#FueraElFuero
Arturo Escobar
Que hablen las urnas