Recibe en tu email las próximas
columnas de José Luis Mastretta López
1 mes
2 meses
3 meses

Lo que falló en los partidos

COLABORADOR INVITADO / José Luis Mastretta López


La victoria de Jaime Rodríguez y la muy baja votación hacia el PRI y el PAN que vimos en la contienda para Gobernador de Nuevo León ha sido interpretada como un duro mensaje por parte de los electores hacia los partidos políticos tradicionales.

La estrategia de Rodríguez funcionó impecablemente: logró convertir la elección en un referéndum sobre los partidos tradicionales, poniéndose a sí mismo como la alternativa ciudadana frente a un sistema político acusado de cerrado y alejado de la población, que impone por medio de la televisión a gobernantes frívolos, ambiciosos y mediocres.

Una lectura más detallada de la campaña nos permite ver que no sólo los "ciudadanos hartos", los "sin partido", fueron movilizados por Rodríguez, sino que el llamado "Bronco" también supo sacar provecho de la descomposición interna de los partidos, incorporando a aquellos políticos y operadores del PAN y del PRI que se sentían alejados de sus cúpulas y con los caminos internos clausurados.

Paradójicamente, el descontento contra los partidos pareció avivarse desde el interior de los partidos mismos.

¿Qué viene entonces para los partidos políticos? ¿Cómo asimilar las lecciones de esta contienda tan inusual? ¿Cómo volver a conectarse con sus electores?

El PRI, lo dijo su presidente estatal, históricamente ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos. Probablemente evaluará si continúa usando el modelo electoral que tanto le funcionó en la última década, pero que parece perder efectividad: el de candidatos jóvenes y fotogénicos, fuertemente apoyados en las televisoras y en la movilización de estructuras de voto.

También habrán de evaluar por qué las campañas sucias no ofrecieron los mismos resultados que antes y por qué las televisoras parecen haber perdido su capacidad de construir candidatos ganadores.

Desde el Gobierno federal y los Gobiernos municipales que alcancen a rescatar seguirán tratando de mantener la enorme estructura de voto duro, que requiere de mucho dinero y de mucho personal para mantenerse funcionando.

El PAN en esta elección optó por la estrategia de presentar propuestas de gestión pública -el buen Gobierno-, con una campaña de "issues" o temas específicos como la tenencia, el empleo o las áreas verdes.

Sin embargo, el discurso técnico panista fue opacado por el discurso político contra el bipartidismo de "El Bronco".

El programa de Gobierno panista no fue suficiente porque no fue acompañado por un discurso que lo desmarcara de sus muy desgastadas figuras, que pusieron al PAN en la mente de los electores como una especie de segundo PRI.

El PAN podrá aprovechar su condición de primera fuerza en el Congreso local para ofrecer a Rodríguez la llave de la gobernabilidad y quizás también el programa de Gobierno de los que éste carece.

Los panistas también deberán replantear sus relaciones con los medios de comunicación, porque en ninguno encontró la caja de resonancia para sus mensajes. También quizás deberían encontrar la manera de detener la hemorragia de militantes que luego les compiten desde otras fuerzas.

El antipartidismo de Nuevo León no nació, como en Europa, de una profunda crisis económica. Tampoco le precede una revuelta social contra el autoritarismo, como en las naciones de la Primavera Árabe.

Los partidos no pueden buscar factores externos que los exculpen de la derrota. Ellos mismos son la causa. Fueron sus Gobiernos y sus gobernantes.

Lo que sigue para los partidos políticos es abandonar las fórmulas de los candidatos de copete relamido y las discusiones de quién gobierna mejor, cortar con los acuerdos para dejar impunes los malos gobiernos y buscar recuperar su credibilidad y la confianza de los electores. Un reto verdaderamente histórico.

 
El autor es comunicólogo con maestría en Mercadotecnia, y alumno del doctorado en Políticas Públicas de la EGAP Monterrey.

 
 
 
 
 

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS

MÁS DE COLABORADOR INVITADO / José Luis Mastretta López

Alberto J. Olvera
Triunfo, esperanza y derrota
Joel Salas Suárez
Transparencia: desafío local
José Roberto Ruiz Saldaña
El INE ¿árbitro o espectador?
Salvador O. Nava Gomar
El día después
Alfredo Figueroa Fernández
Ítaca
Alberto J. Olvera
Restauración o esperanza
Silvia Garza
Ética de la educación
Alicia Bárcena
China y AL: diversificación
Silvia Garza
Compromisos y educación
Irma Uribe
Desde mi aula
Ernesto Canales
La madre de las Reformas
Fernando Rodríguez Doval
¿Dónde está la derecha?
Fernando Landeros
Teletón: verdades
David Heurtel
Mercado de carbono
Gustavo Leal Cueva
Petróleo: lecciones texanas
Tanya Müller
Datos, aire y decisiones
Ciro Murayama
Respuesta a la CIRT
Zoé Robledo
#FueraElFuero