Más de Portada
Afirman que Trump ordenaría salir de TLC
Trump estaría considerando emitir una orden ejecutiva para sacar a EU del TLC, según oficiales de Casa Blanca mencionados por Politico.
...Y se dispara dólar a $19.55
Proponen equilibrar salarios con EU
Batea INE queja de Morena contra PAN
Critican propuesta de Magistrados de EPN
Confirman mayor recorte fiscal en EU
Tienen ventas mayor alza en 39 meses
Cambian presidencia de Mexicanos Primero
Inaugura Peña Feria Aeroespacial en Edomex
Causa toma ilegal incendio en una casa
Repudia muro Consejo Mundial de Turismo
Deja Peláez al América a final de torneo
Compartir artículo:
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Revista R?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

¿Hay regreso tras jalar el gatillo?

  • En "La Libertad del Diablo", el director Everardo González entrevista a sicarios y víctimas, a todos les pidió usar una máscara. Foto: especial
  • Este documental se gestó en la cabeza de Everardo González a raíz de la psicosis de violencia que se vivió en México en el sexenio de Felipe Calderón. Foto: Archivo
  • González consiguió que sus entrevistados se "soltaran" gracias al uso de una máscara similar a la que utilizan las personas con quemaduras. Al saber que no serían idenfificados, logró una catarsis narrativa. Foto: Especial
  • Sicarios, víctimas, niños huérfanos; todos bajo el común denominador de la violencia y el anonimato. Foto: Especial
  • En este documental, Everardo González presenta los sentimientos de víctimas, de familiares y, también, de algunos victimarios. Foto: Especial
  • Apenas en febrero, el documental fue presentado en la Berlinale. Foto: Berlinale
Samuel Adam
¿Quién está detrás de una máscara? ¿Un asesino, una autoridad, una víctima? ¿Los tres? ¿Un ser común y corriente?

En una guerra contra el narcotráfico de la que algunos intentan no hablar, pero que sigue en curso, contar la barbarie es una oportunidad para exorcizar miedos, pero también culpas personales e intentar explicar a víctimas y verdugos.

Convencido de que detrás de la violencia está el poder, el documentalista Everardo González (Ciudad de México, 1971) quiso saber no sólo quiénes han sufrido esta guerra, sino también quién jala el gatillo.

Con máscaras que ocultan identidades y dan libertad al exorcismo, personas que han vivido la violencia reflejan sus vivencias y la facilidad con la que pueden pasar de victimarios a víctimas, en La libertad del Diablo, último documental del director.

Con un estreno en la Berlinale de Alemania, donde ganó el premio de Amnistía Internacional de Documentales, y luego de su muestra en el Festival de Cine de Guadalajara y el festival Ambulante, La libertad del Diablo se alista para su estreno nacional, frente a un público que consume más documentales que antes.

* * *
Desde hace cinco años, Everardo González intentó traducir el presente de guerra que, aunque es hiperviolento, considera menos violento que otras épocas de la historia nacional.

Sin embargo, desde su óptica, el culto al consumo, la propiedad, el éxito y la juventud, sumados a la impunidad de los más ricos y poderosos, está generando a seres violentos con una idea de futuro que no van a tener.

"Me interesa retratar qué quiere un joven que jala el gatillo, qué busca. Lo que me encontré no es sólo eso, es también una carga de miedo y obediencia a una sociedad que se tiene resentimiento, que divide, y quienes lo encabezan son los jóvenes, los cuadros bajos del ejército, los mandos bajos de la policía", señala.

"Es difícil ver a un policía de clase media alta. Es casi imposible ver a un soldado de clase media alta, a un general sí. Normalmente un soldado no vive en Sonora, siempre vienen de Oaxaca, Guerrero, del sur. Lo mismo pasa con la policía".

Junto con los periodistas Diego Osorno y Daniela Rea, que han cronicado la violencia contemporánea, perfiló un argumento y los posibles testimonios y escenarios del documental, un proceso de año y medio.

A lo largo de siete cintas, Everardo González ha trabajado con los actores de la realidad que quiere describir, antes de que se sienten frente a la cámara y narren o vivan las escenas retratadas.

A diferencia de otros documentalistas, no tiene un narrador que en cada trabajo cuente lo que se quiere decir, sino que deja que los personajes se construyan y expresen su realidad de propia voz.

Sin embargo, su último trabajo no era para anunciarse al mundo. Había que encontrar una zona neutra para que tanto un sicario como una persona amenazada narraran su historia.

A algunos los conoció cuando se sentó frente a ellos para entrevistarlos.

"Modifica mucho, cuestiona el oficio, si es legítimo o no hurgar en la vida de otros, soportar los silencios, saber si estás frente a alguien que fue muy lastimado o lastimó mucho. No se puede calificar lo que es una víctima, o por lo menos yo no puedo. Por eso meto en una misma pantalla y a través de una máscara que los hermana a todos en medio del odio y el miedo, a las víctimas y a los victimarios, como los llamamos en México".

Las máscaras, que asemejan a las usadas por personas con rostros quemados, cambian con las lágrimas el color piel de la tela por un tono más oscuro debajo de los ojos de quienes perdieron a alguien o parte de sí mismos; disimulan el gesto endurecido de un militar que ha entregado a personas al crimen organizado y cubren el ceño fruncido de un joven que desde los 14 años se dedica a matar y, ante las preguntas de Everardo, seguidas de silencios, reflexiona por qué lo ha hecho.

Para el documentalista, la homogeneidad del ser debajo de las máscaras -en una sociedad que es más libre cuando se sabe oculta, cuando se sabe en masa, cuando se sabe que no puede ser señalada- da libertad al discurso y la cámara puede captar lo que cada quien es personalmente.

Por eso las víctimas pueden decir que se convertirían en victimarios, alguien que ejerce la violencia en contra de otros, y quienes jalan el gatillo de pedir perdón.

El testimonio en pantalla rompe el esquema de quienes miran de lado o a distancia lo que ocurre diariamente en el país. No se reciben las imágenes sangrientas; sí las emociones, el dolor de los demás.

* * *
El 2015, Everardo González estrenaba El Paso, un documental de dos periodistas que huyen de México por estar amenazados de muerte.

Ese trabajo fue presentado en el Senado mientras los legisladores discutían los mecanismos de protección de periodistas.

Un mes antes de esta entrevista, tres reporteros fueron asesinados, y uno más era baleado en Veracruz, donde la impunidad es la característica de un estado criminal.

Para el cineasta, un documental no basta, dos tampoco, y 15 años después del primero, La canción del pulque, sigue explorando la manera de entender el comportamiento humano.

No le es extraño que un gobernador que salió hace 13 años sea capturado mientras otros tres gobernadores huyan de la justicia.

"Para hacerle algo a alguien basta con tener presión, terror, obediencia, rencor. El Estado Mexicano es fértil para que eso suceda, un Estado impune, un Estado desigual, fértil para que esa condición humana, oscura, florezca, y se desate lo que hemos visto estos últimos 12 o 13 años", señala.

Mientras las Cámaras realizan leyes de seguridad o de víctimas, Everardo nota la ausencia de un sentido humanista en legisladores que están más por cuidar el "hueso" y ver cómo se llenan los bolsillos.

"Se acabó el gobierno de los humanistas, es un culto al dinero, a cómo se mueven las economías, valiendo madre lo que pase con la gente. Es una economía inmoral. Estamos cansados de escuchar la frase 'Estamos trabajando en...', 'vamos a tener...'. ¿Vamos a tener, cuándo?, ¿vamos a tener, quiénes?, ¿vamos a tener, qué?".

Aunque el documental cambia la manera de ver y comercializar el cine, en el festival Ambulante se comprobó que La libertad del Diablo es una película que la gente quiere ver, que vendió los boletos tres días antes de sus programaciones.

Everardo González confiesa haber salido "raspado" de la realidad a la que se enfrentó, y espera que el espectador se enfrente con los testimonios y cuestione sus propias ideas de cómo ve la guerra nacional, más allá de el maniqueísmo del bueno y el malo.
Hora de publicación: 00:00 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

Más de Entrevista

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS