Más de Portada
Detienen en NL a dos ex medinistas
Por presunto daño al patrimonio de NL, dos ex funcionarios del ex Gobernador Rodrigo Medina fueron detenidos e internados en Topo Chico.
Absuelven a novia de César Yáñez
Suspenden servicio en L-A por falla
Captan violento asalto en la Letrán Del Valle
Afecta apagón a 500 mil en Tamaulipas
Lanzan huevos a AMLO en Veracruz
Respalda Unión Europea a México por muro
Investiga FBI a yerno de Trump
Publica SEP tres calendarios escolares
Compete a PGR espionaje a ONGs.- INAI
Revés con EU afectaría relación.-Embajador
Promueve Zuckerberg una comunidad global
Compartir artículo:
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Gente?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

Gozan a The Who en el Palacio

  • The Who se presentó por primera vez en el Palacio de los Deportes de la Ciudad de México. Foto: Miguel Larrauri
Enrique Navarro
Parecía ironía la leyenda que apareció en la pantalla del Palacio de los Deportes, en el arranque del concierto de The Who en México.

"Guarden la calma, aquí viene The Who", se leyó al centro del escenario a cincuenta años de que la banda naciera, tiempo en el que nunca llegaron al País.

No hubo guitarrazos ni explosiones ni luces estroboscópicas. Los músicos simplemente salieron al escenario, agradecieron con las manos el fervor de su público y tomaron sus instrumentos.

Roger Daltrey levantó una taza con la bandera del Reino Unido y brindó por el inicio del show, a las 21:39 horas, enmarcado con "I Can't Explain".

Los 18 mil 500 asistentes se pusieron de pie y levantaron los brazos para enfatizar los "you, you" de "Who Are You?" y corear "who, who", como si se tratara del sonido de un chimpancé.

Pete Towshend no erró una sola nota y su talento lo demostró jalando las cuerdas de su guitarra en una técnica llamada bend, que hizo mover las cabezas de arriba hacia abajo.

No pasó mucho tiempo para que las primeras nubes de humo de tabaco y mariguana aparecieran entre la gente, pese a que antes del inicio apareció una leyenda que solicitaba a los asistentes no fumar, pues el vocalista es alérgico al cigarro.

"No trataré de hablar español, pero los amamos. Nos llevo mucho tiempo venir a la Ciudad de México y por eso estamos muy apenados

"Estamos muy complacidos de estar aquí. Gracias y bienvenidos" saludó Pete.

Aprovechando la euforia de la gente, la banda los puso a cantar con "Behind Blue Eye", y a brincar con "Bargain".

Baquetazos certeros y remates potentes fueron los que dio Zak Starkey, hijo del ex baterista de The Beatles, Ringo Starr.

Sus golpes secos y verticales a los tambores y platillazos brillantes, distintos a los baquetazos de lado de su padre, dieron la pauta para que Pino Palladino se encargara de los graves del bajo, en sustitución del fallecido John Entwinstle.

Los europeos tocaron con tal energía que no pareció que este fin de semana hubieran tocado en el festival Desert Trip, en el Empire Polo Club, en EU.

En la plancha del lugar casi no se veían celulares que captaran estos movimientos, pues el promedio de edad de los asistentes, de más de 40 años, se mostraba acostumbrada a disfrutar del show de frente y no a través de la pantalla.

Barbas y cabelleras blancas se meneaban en el aire mientras los jóvenes rockeros que llegaron al concierto compitieron a la par en cuanto a conocimiento de letras y canciones. Gradería se tiñó de azul, rojo y blanco, colores de la bandera británica y, por supuesto, de los anfitriones.

La banda aprovechó para recordar hechos que han sucedido en la historia contemporánea del mundo.

En las pantallas del lugar aparecieron imágenes de Keith Moon, John Lennon, Lady Di, conflictos armados, hambruna en África, la caída del muro de Berlín.

El ataque a las Torres Gemelas de Nueva York, el término del Régimen de Sadam Hussein y los recientes atentados terroristas en París también fueron retratados.

The Who no sólo usó sus instrumentos para tocar, sino también para divertirse, pues Pete utilizó como lazo el cable de su micrófono, haciéndolo volar por todo el escenario, y golpeó dos panderos entre sí.

El músico recorrió todo el mástil de su guitarra, cambió la afinación de su instrumento en vivo y hasta hizo sonar las cuerdas con un atril, con una técnica de slide.

Como al inicio, las luces se apagaron y una serie de flashazos verdes acompaña el loop de entrada de "Baba O'Riley".

Se sumaron los acordes marcados del piano, el bajo punteado y lo rasgueos de cuerdas para que el Palacio explotara en gritos, saltos y euforia.

Pete trató de deslizarse con su guitarra por el escenario, pero sus rodillas se atoraron mientras tocaba "Won't Get Fooled Again" y finalmente llegó al final con un electrizante solo.

Así, los 50 años de espera valieron la pena no sólo para los fans, sino para la banda.

"Estábamos preocupados por la altura de México, pero finalmente México nos elevó. Que viva México", dijo Pete, antes de terminar con "Eminence Front" y "Substitute".
Hora de publicación: 22:32 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS

Más de Música

Dedica padre carta a Ariana Grande
Cumplirá Aerosmith con gira europea
Entrevistan a Fall Out Boy con cachorros
Ponen a cantar a chicos y grandes
Cancela conciertos hasta el 5 de junio
Creman restos de Chris Cornell
'Es una sacudida'
Honra a víctimas de Manchester
Suspenden shows en Inglaterra
Piden a Bieber cancelar shows en RU
Franz Ferdinand ya es quinteto
Confunde Rubio nombre de Ariana Grande
Mantienen mayoría de shows en RU
Es Shakira locutora estrella
Cambia Paz la banda por el reguetón
Levanta U2 la voz
UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS