Voluntarios clasificados

Gabriel Zaid


Algo inmejorable de los voluntarios que acuden para ayudar en un desastre es su espíritu solidario. Lo mejorable es que lleguen demasiados o con habilidades y recursos que no son los mejores para el caso.

Tratar de organizarlos puede ser contraproducente, y más aún si lo intentan autoridades que llegan tarde, quieren mandar y buscan la foto, provocando (o exigiendo) que los voluntarios se retiren. Hacen falta recursos informativos al servicio de la espontaneidad social.

Por ejemplo: un registro electrónico de voluntarios clasificados con nombre (sin apellidos), edad, sexo, días y horas disponibles para ayudar, correo electrónico, colonia (sin dirección ni teléfono), experiencia o interés en qué tipos de servicios voluntarios.