De Chihuahua a Cancún

TOLVANERA / Roberto Zamarripa


El Pacto de Chihuahua puede ser apenas un episodio de una batalla donde los aparatos de gobierno son usados como lanzaderas de obuses para doblar al enemigo. La entrega de un rescate de 900 millones de pesos a cambio del preso Alejandro Gutiérrez no parece poner punto final a esta guerra. El Pacto envuelve mucho más.

El Gobierno de Chihuahua puso el dedo en la llaga y tomó mal balanceados al gobierno federal y a los priistas. La respuesta este fin de semana con la detención en Cancún de Juan Vergara asestó un fuerte golpe a la estructura electoral paralela del panismo.