¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Nacional?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

Acusan abuso policial en asilo de Guanajuato

  • Policías de Guanajuato irrumpieron en asilo para llevarse a una interna; durante el operativo golpearon y detuvieron al abogado de la casa. Foto: Especial


ico_clock
05 min 00 seg
Grupo REFORMA
Policías ministeriales de Guanajuato irrumpieron en el asilo de ancianos "Cielito Lindo" de San Miguel de Allende, para llevarse a una interna de nacionalidad estadounidense. En el operativo los agentes golpearon y detuvieron al abogado de la casa de asistencia.

En la incursión policial participó la Cónsul estadounidense en San Miguel Allende, Erika Montes Ruiz. Los hechos ocurrieron la tarde del pasado sábado 8 de mayo.

Conforme testimonios y videos de los hechos a los que REFORMA tuvo acceso, agentes ministeriales de la Fiscalía de Guanajuato encabezados por Marco Antonio Guzmán Rayas detuvieron, golpearon y sometieron a Jurguen Beltrán Hinckfuss, abogado de la casa de asistencia quien solicitaba información sobre el operativo. Dos agentes permanecieron encima de él por 20 segundos hasta inmovilizarlo. Beltrán fue esposado para después encarcelarlo por 48 horas acusado de entorpecer el operativo.

Los agentes policiacos ingresaron con una orden de cateo cuyo propósito era verificar las condiciones en las que se encontraba la interna Janet Howey quien, según una denuncia de la Cónsul Montes, estaba privada de la libertad. Howey tiene cuatro años en el asilo y fue internada por sus familiares quienes pagan puntualmente las cuotas en el centro. La interna padece un trastorno neurológico derivado de un accidente cerebro vascular y deterioro cognitivo leve.

Conforme las autoridades del asilo, ella estaba bajo cuidados médicos y era bien tratada.

La orden de cateo, de la que REFORMA tiene copia, autorizaba para intervenir en la acción a cuatro agentes ministeriales aunque irrumpieron 12, varios de ellos sin tapabocas. 

Los agentes ministeriales arribaron al asilo poco antes de las cinco de la tarde e ingresaron al lugar sin notificar la diligencia. Minutos después, el abogado Beltrán arribó al lugar y reclamó a los ministeriales. "¿A quién notificaron la diligencia?", inquirió. El agente a cargo dijo que a una secretaria; sin embargo, la aludida negó conocer el documento.

"Entonces le notificamos a usted", reviró Guzmán Rayas a Beltrán. El abogado aceptó y recibió el documento.

Además del exceso de personal policiaco que superaba el número autorizado para la diligencia, Beltrán cuestionó la presencia de una mujer que no era policía e interrogaba a la interna Howey.

La agente ministerial María Heriberta García García, de blusa blanca y pantalón azul, increpó a Beltrán: "Licenciado, yo soy la agente del MP. Esa señora es la Cónsul de Estados Unidos en San Miguel de Allende".

Erika Montes volteó a ver al abogado y le espetó: "soy la Cónsul de Estados Unidos y represento los intereses de los ciudadanos norteamericanos".

El abogado interpeló. "Será usted la Cónsul; pero en este país se requiere una orden judicial precisa y usted no está incluida en esta orden judicial", dijo Beltrán agitando la orden de cateo que tenía en su mano. "Únicamente pido que se ciñan a lo que aquí dice", reclamó.

La Cónsul solicitó los medicamentos de la interna y su expediente clínico. Beltrán cuestionó. "Ella no puede solicitar esa información".

En ese momento, la agente García García hizo una seña a dos policías de 1.70 de estatura quienes se abalanzaron sobre Jurguen Beltrán, veinte centímetros más alto que ellos, para detenerlo. Con una llave de lucha le inmovilizaron un brazo y lo empujaron al exterior. "¡Pidan apoyo!", gritaron los policías cuando no podían mover a Beltrán quien los superaba en peso y estatura. Los refuerzos llegaron.

"Yo traté de zafarme y después les dije que no opondría resistencia. No importó. Tras varios intentos pudieron meterme el pie para tirarme. Yo gritaba. Seguían sobre de mi. No me permitían levantarme", recuerda.

"Me tiran, botan papeles, me ponen rodilla al pecho, todavía me duele el esternón", relata Beltrán.

Al final lo levantaron para esposarlo y llevarlo a empujones por el patio del asilo en presencia de todos los ancianos que estaban en reposo.

Lo subieron a la camioneta policiaca y la diligencia continuó. Hasta ahí llegó el agente Guzmán Rayas para pedirle que entregara el expediente clínico de la interna Howey. Beltrán, inmovilizado, le dijo que no podía proceder con eso porque lo prohibía la Ley de Datos personales.

El agente le insistió con la amenaza de que si no le daban el expediente rompería la puerta de la oficina principal. "Tengo la facultad de allegarme de todos los elementos necesarios", dijo y alzó un ariete con el que usualmente rompen los accesos en sus operativos policiacos. 

Uno de los directivos del asilo fue por el expediente de la interna Howey quien era retirada del asilo en compañía de la Cónsul.

"No tenían orden de llevársela; no estaba bajo ningún riesgo físico o mental ni nada por el estilo que pudiera haber puesto en peligro a su integridad", relata Beltrán.

El jurisconsulto fue llevado a separos de la Procuraduría ubicados en las afueras de San Miguel de Allende donde fue encerrado en un cuarto de 5 por 5 metros sin servicios de agua. Compartió el encierro con cuatro detenidos más: uno acusado de robar arena de un banco de tierra; otro culpable de manejo a 180 kilómetros por hora en su camioneta y dos narcomenudistas. 

Jurguen Beltrán permaneció en los separos la tarde y noche del sábado 8, el domingo 9 y la mañana del lunes 10. Fue liberado sin cargos la tarde del lunes. Salió para presentar, dijo, denuncias ante Derechos Humanos, la propia Fiscalía de Guanajuato y colaborar en la defensa jurídica del asilo "Cielito Lindo" en el caso de la señora Howey.

Declina EU hablar sobre abuso

La Cónsul de Estados Unidos en San Miguel de Allende, Guanajuato, Erika Montes Ruiz, fue consultada por REFORMA para que ofreciera su versión sobre los hechos violentos en el asilo "Cielito Lindo", ocurridos el 8 de mayo.

REFORMA inquirió sobre los motivos de su participación en el operativo de la Policía ministerrial de Guanajuato.

La respuesta la ofreció la vocería de la Embajada de EU en México.

"Por razones de privacidad, no hablamos sobre casos que involucren a ciudadanos estadounidenses", expresó.
Hora de publicación: 05:00 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

NOTAS RELACIONADAS

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS