Más de Reforma
Van Orozco y Agúndez a Semifinal de plataforma
Tienen Gaby y Fassi discreto inicio en el golf
Ganan niñas de 12 y 13 años preseas en skate
Indaga UIF a Fiscal de Guanajuato
Afirman que EU ofrecerá vacunas a migrantes en frontera
Anula sala de TEPJF elección de diputado en Zitácuaro
Sufre Jane Valencia descalabro en su debut en Tokio 2020
La agenda olímpica
Invaden barras cancha y desatan violencia en Colombia
Buscan, otra vez, desafuero de Huerta y Toledo
Los casos de acoso del Gobernador de Nueva York
Empiezan los Diálogos Entremuros
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Nacional?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

Advierten aumento de rezago en educación básica

  • Aprende en Casa, el programa del Gobierno federal de clases a distancia, dejó de ser interesante para los estudiantes durante la pandemia, según una encuesta. Foto: Especial
ico_clock
05 min 00 seg
Iris Velázquez
La falta de interés en el programa Aprende en Casa, afectaciones económicas y socioemocionales, carencia de recursos tecnológicos y falta de apoyo de un adulto pudieron ser factores de un aumento en el rezago en hasta un 75 por ciento de los alumnos de nivel básico, advirtió la organización Mexicanos Primero.

Al presentar en conferencia virtual la segunda entrega de los resultados de la investigación "Equidad y Regreso. El ciclo escolar termina, pero el reto no", la asociación civil brindó un reporte de una encuesta aplicada a 2 mil niñas, niños y adolescentes del sur del País, de entre 10 y 15 años, inscritos en escuelas públicas.

El investigador Carlos González informó que se visitaron hogares mexicanos y a los educandos se les aplicó la prueba de Medición Independiente de Aprendizajes (MIA), en la que se da al alumno dos de tres intentos para resolver las preguntas en lectura y matemáticas.

Resultó preocupante, dijo, que el 75.1 por ciento de los estudiantes de primaria no comprendió un texto de acuerdo al grado que cursa.

El 62.4 por ciento de los alumnos de sexto año de primaria no pudieron comprender una lectura, y en estudiantes de tercero de secundaria, el 41.3 por ciento tampoco.

Además, el 96.8 por ciento de los estudiantes de cuarto de primaria no pudieron resolver un problema de matermáticas que de acuerdo a su grado escolar debían realizar.

También es grave, explicó, que el 91 por ciento y 75 por ciento de los estudiantes de sexto año de primaria y tercero de secundaria, respectivamente, tampoco pudieron hacerlo.

"En un primer análisis, nosotros vemos que puede existir un aumento en el rezago de alrededor de 58 por ciento hasta el 75 por ciento de los estudiantes, específicamente en matemáticas", dijo González.

En tanto, la investigadora Karla Carranza recordó que Aprende en Casa tuvo tres temporadas: la primera arrancó el 20 de abril de 2020 como respuesta a la pandemia de Covid-19; el 24 de agosto continuó la fase 2 con el inicio del Ciclo Escolar 2020-2021 y el 11 de enero de pasado inició la tercera y se mantiene al momento.

"Sin embargo, pese al esfuerzo de las autoridades educativas, Aprende en Casa dejó de ser interesante para los niños, niñas y jóvenes, puesto que WhatsApp y las plataformas de internet fueron los medios que más utilizaron para continuar con las clases a distancia", afirmó.

Según la investigación, el grupo que siguió los programas del Gobierno federal fue tres veces menor al de quienes recurrieron a plataformas de internet.

Solo el 6.6 por ciento reportó haber seguido clases por televisión, contra el 20.9 por ciento señaló que consultó la web para continuar con clases a distancia.

El 92.1 por ciento de los estudiantes participó en las clases a distancia, pero optaron por otros medios, el 65.9 por ciento usó el celular; el 17.9 la computadora y el 4.8 por ciento la tableta.

Carranza expuso que hubo un retroceso en la gratuidad de la educación, puesto que las familias tuvieron que pagar por tener acceso a internet, e incluso tuvieron que salir de su hogar para tenerlo.

El 43.6 por ciento de las familias que participaron en las encuestas dijo que no tenían acceso a internet, contra el 56.4 que sí contaba con ese servicio.

Además, ocho de cada 10 alumnos no contaron con algún tipo de apoyo del Gobierno, y Carranza reprochó que los recursos no fueron otorgados de acuerdo a la emergencia sanitaria, pues, por ejemplo, un 16.1 por ciento aseguró que recibió ayuda para comprar uniformes, cuando las escuelas estuvieron cerradas.

De cada 100 niños, 49 o 46.2 por ciento tuvo contacto con sus maestros; 39.3 por ciento de las madres apoyaron con su educación, pero 18 de cada 100 estudiantes o el 16.6 por ciento se las arregló por cuenta propia.

Debido a la ocupación de padres y madres de familia, el 15.8 por ciento de los encuestados indicaron que tuvieron una jornada escolar completa al día.

Para ayudar a los alumnos con problema de rezago, el presidente de Mexicanos Primero, David Calderón, propuso que el periodo de verano de seis semanas se aproveche para abonar a un regreso a clases con menos atraso, mediante la apertura de escuelas para orientación.

"Antes de la pandemia ya había sido una práctica mantener las escuelas abiertas en verano para hacer ejercicios de orientación individual, para poder recibir y darse una idea de los alumnos si tenían dudas, si tenían complicaciones con alguna situación en casa también", dijo.

"Y sobre todo en el arranque de ciclo escolar, hacer diagnósticos primero. El diagnóstico número uno es el de lo emocional, el cómo estás, qué necesitas, qué pasó, qué nos pasó. Nadie arranca sólidamente en el aprendizaje si no tiene un mínimo de estabilidad emocional".

También sugirió que previo al retorno presencial se alisten las escuelas, con protocolos y participación; que haya formación para las y los maestros, tomando la ruta socioemocional e invirtiendo más y mejor para lo que viene.

Que se ajuste la estrategia pedagógica para la recuperación, añadió, de manera que no quede solo en repaso, sino que se realice evaluación diagnóstica a cada estudiante de forma individual y se trabaje en los aprendizajes fundamentales.

Asimismo que se destine presupuesto focalizado y transparente, principalmente en lo que corresponde a la inversión de La Escuela es Nuestra; y que haya una estrategia nacional de búsqueda y reconexión de ausentes, para que no aumente el abandono con toda su cadena de males sociales.
Los "otros datos"
Las cifras obtenidas por la organización Mexicanos Primero distan de las oficiales recabadas por teléfono o internet.

Con información de mayo de 2020 la SEP señaló que 71 por ciento de los niños estaban felices con las clase a distancia y solo al 13 por ciento de los niños no les agrada Aprende en Casa (Encuesta de la SEP a 1,234,219 niñas, niños y jóvenes).

En junio de 2020 se levantó la encuesta de la Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación (MejorEdu) en la que se identificó que menos de la mitad de estudiantes, 32.5 por ciento, y padres de familia, 46.7, vieron la programación televisiva de Aprende en Casa I.

Según la misma encuesta, uno de cada tres docentes, el 34.5 por ciento, aseguró haber encontrado poca o nula utilidad a los programas; para el 51.3 por ciento de los estudiantes resultó aburrido y para el 46.3 de los profesores, sus contenidos no fueron suficientes para que los alumnos siguieran aprendiendo (Encuesta de MejorEdu a 137,323 personas).

El sondeo de Sipinna levantado en septiembre/noviembre de 2020 identificó que el 76 por ciento de los niños de entre 6 y 17 años reportaron utilizar un teléfono inteligente para conectarse a sus clases y actividades y solo el 47 por ciento de niños de entre 6 y 14 años reportan aprender en televisión (Encuesta de SIPINNA a 578,174 niñas, niños y adolescentes).

La encuesta con datos levantados en abril y mayo de 2021 de Mexicanos Primero identificó que sólo el 6 por ciento de los estudiantes vio las clases por televisión.
Hora de publicación: 14:24 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS

Más de Educación

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS