Más de Reforma
Buscan en la Corte salida a crisis del TEPJF
Concentran 5 estados aumento de pobreza
Registran mayor alza en casos de Covid desde el 22 de enero
Liberan a mujer indígena víctima de tortura tras 11 años
Valdrá 450 mil dólares viaje al espacio con Virgin Galactic
Se alían para formar técnicos de cine
La agenda olímpica
Vandalizan normalistas oficinas de SEG en Chilpancingo
Regreso a aulas va, aun con semáforo rojo
Oficial: Messi no seguirá en el Barcelona
Roban cervezas de tráiler incendiado en Veracruz
Ejecutan a hombre en Miguel Hidalgo
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Ciudad?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

Alertaron complicación al elegir tramo elevado

  • El manual de mantenimiento de la #Línea12 ya advertía de complicaciones por decisiones en la construcción y por el tipo de suelo en el que se levantaba el tramo elevado. Foto: Angel Delgado
ico_clock
02 min 30 seg
Amallely Morales
Aunque optar por un tramo elevado para la Línea 12 del Metro supuso un ahorro de 643 millones 256 mil pesos, también implicaba una inversión constante en el mantenimiento de la infraestructura, complicaciones por el tipo de suelo y un cambio del tipo de trenes que operarían, el cual nunca ocurrió.


"Para la nueva Línea 12 se ha previsto que el tramo inicie en la estación terminal Mixcoac y termine en la estación terminal Tláhuac, transcurriendo sobre suelos de tipo lacustre y de transición. Tipo de construcción: subterránea", específica el dictamen técnico para la selección de rodadura férrea, de 2007.

"Habiéndose tomado en cuenta las características de la futura Línea 12, se concluye que la aplicación de la tecnología férrea resulta, desde el inicio, del orden del siete por ciento al año más conveniente económicamente para operar la nueva Línea".

Este texto técnico fue el que finalmente se usó en el contrato de arrendamiento para la prestación del servicio de los trenes, aunque, en 2008, se proyectó el cambio del trazo a un viaducto elevado.

Para octubre de 2012, mes de la inauguración de la "Línea Dorada", se elaboró un manual de mantenimiento, como consta en el documento del contrato para el Proyecto Integral a Precio Alzado y Tiempo Determinado para la Construcción de la Línea, elaborado por ICA, Alstom y Grupo Carso.

Este manual ya advertía de complicaciones por decisiones en la construcción y por el tipo de suelo en el que se levantaba el tramo elevado, precisamente en la parte del colapso ocurrido el 3 de mayo pasado luego de que una trabe se desplomó, presuntamente, por fallas en las soldaduras.

"Existen al menos dos zonas de transición abrupta, comprendida en los tramos Nopalera-Olivos y San Lorenzo-Periférico Oriente, donde el paso de una zona franca de depósitos de arcilla a una zona de material ígneo ocurre en distancias cortas", explica.

Ante esto, asegura el documento, se instalaron pilotes para mitigar las deformaciones que irían surgiendo y así mantenerlas en "rangos normativos".

Además, advierte que la generación de grietas sumaría dificultades y establece que se debe dar mantenimiento al tramo elevado en la cimentación de sus estaciones, pasarelas y subestaciones, así como a la estructura metálica, que incluye la integridad de las soldaduras, las conexiones atornilladas y hasta la pintura.

También detalla el proceso para dar mantenimiento a los elementos de concreto, es decir, muros, trabes, marcos losas y columnas, y, finalmente, especifica las medidas restrictivas.
Hora de publicación: 05:00 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS