Recibe en tu email las próximas
columnas de Genaro Lozano
1 mes
2 meses
3 meses

Gracias, PRD



Genaro Lozano
en REFORMA


La primera vez que voté por el PRD fue en el 2006, cuando AMLO fue por primera vez candidato presidencial. Desde entonces, prácticamente seguí votando por el sol azteca hasta el 2016. Voté por AMLO, Ebrard y Mancera, voté por sus candidatas y candidatos al Senado, diputados, asambleístas del DF, candidatos a jefes delegacionales. Fui en cierto sentido un voto duro perredista, salvo por los votos que di a otras opciones de izquierda, como Alternativa, en su momento.

El PRD fue el partido de izquierda más exitoso en la historia electoral de México. Durante casi 30 años fue el referente de la izquierda partidista de mi generación. Figuras claves de la izquierda militaron en él, se hicieron en él y se destruyeron en él. El PRD fue el techo y la casa de las figuras y tribus más importantes de la izquierda contemporánea, incluida la exitosa Democracia Deliberada, que nació siendo una corriente crítica del PRD y hoy es un brazo ideológico de un sector de Morena.

Gracias a que un grupo del PRD escuchó a activistas como Marta Lamas, Patricia Mercado y demás fundadoras de GIRE, así como a colectivos feministas, la izquierda partidista terminó por abrirle la puerta a los derechos sexuales y derechos reproductivos. El PRD impulsó la liberalización del aborto en el DF. Rosario Robles lideró esa impopular defensa y el PRD la defendió desde el Legislativo.

Gracias a Patria Jiménez, Antonio Medina, Manuel Oropeza, Lol Kin Castañeda, David Razú, Marcelo Ebrard, Jesús Ortega, Angélica de la Peña, Jaime López Vela, entre tantos nombres más, el PRD se puso la camiseta arcoíris y abrió la puerta a los derechos de la diversidad sexual, aún cuando AMLO no estaba del todo convencido, ofrecía consultas y hacía cálculos electorales. Después del 2006, el PRD se convirtió en el partido impulsor de la agenda pro derechos LGBT en el país y desde entonces lo fue consistente y solitariamente hasta que en 2012 Morena se unió a la causa, abriendo una secretaría de diversidad sexual e impulsando temas pro derechos LGBT, de una forma más sostenida y sin tapujos.

Gracias a las agendas impulsadas por el PRD, la CDMX se convirtió en la localidad del país con la constitución más avanzada en materia de derechos. Gracias a las agendas impulsadas por el PRD, el sentido de la movilidad empezó a cambiar en la CDMX y después en otras ciudades. El metrobús, las ecobicis, ciclovías, parquímetros, los paseos ciclistas son parte innegable del legado que dejan los gobiernos perredistas.

Y sin embargo, el PRD empezó a cavar su tumba. Primero al minimizar el liderazgo de López Obrador. Al creer que sin estructura partidista, AMLO sería un actor cada vez menos relevante. Al no entender el peso del liderazgo lopezobradorista y la fuga de perredistas que vendría. Quienes se quedaron con la marca PRD, en el 2012, optaron por hacer mancuerna con el gobierno de Peña Nieto, sumando su destino al del Pacto por México, sin haber realizado consultas con la base del perredismo. Ahí estuvo el primero de sus quiebres.

Aunado a eso, la gestión de Mancera en la CDMX acabó por enterrar al PRD y por hacerlo menor en el Congreso de la ciudad, alcaldías y regidurías. Mancera nunca se puso la camiseta perredista. Nunca se afilió al partido que lo hizo jefe de Gobierno. Unió su propio destino y el del PRD a una relación de cercanía con Peña. El jefe de Gobierno dejó de ser una conciencia crítica al gobierno federal, dejó de sentir el pulso chilango.

Al final, lo que acabó por enterrar al PRD fue la creación del fallido Frente por México. La fugaz, inexplicable e indefendible alianza con el PAN y la pésima candidatura presidencial de Ricardo Anaya, abanderado por el sol azteca. El PRD está hoy endeudado, sin cuadros y a punto de desaparecer. Es el doloroso funeral del que fuese un aliado indispensable que equivocó el camino.

 
@genarolozano
 
 
 
 
 


Politólogo por The New School for Social Research e Internacionalista por el ITAM. Profesor en la UIA desde el 2007 y en el ITAM (2005-2012). Coautor de varios libros académicos como Same Sex Marriage in Latin America: Promise and Resistance, La política exterior de México y ¿Qué es Estados Unidos? Analista político en CNN y el IMER. Conductor del programa Sin Filtro, en Televisa. Fue Subdirector de la Revista Foreign Affairs Latinoamérica.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS