Más de Portada
Crece conflicto entre Poderes
Convierten basura en figuras personalizadas
Impulsan a Auditor... y los contrata
Reserva patrimonio nueva titular de la SFP
Lanzan una amenaza monumental
Aumentan presión tenedores del NAIM
Inicia sindicalismo cuenta regresiva
Usan doble rasero en caso Gutiérrez
Reprueban 30 mil control de confianza
Presentan recurso vs suspensión de ley
Anuncia IMSS recorte de 4 mmdp para 2019
Ni estudia ni labora 1 de cada 4 jóvenes
Compartir artículo:
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Cultura?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

Inspira Tàpies a Víctor Ibarra

  • Con In memoriam, el jalisciense ganó en Suiza la Basel Composition Competition, imponiéndose entre 450 compositores del mundo. Foto: Benito Hunziker
Erika P. Bucio
El pintor Antoni Tàpies decía que sus cuadros eran verdaderos campos de batalla de experimentación, donde la destrucción conducía hacia la tranquilidad estética. Y delante de Pintura gris y verde (1957), expuesto en la Tate de Londres, al compositor tapatío Víctor Ibarra se le abrió precisamente una nueva ruta para la experimentación, aunque musical.

Aquel cuadro marcó el inicio de un ciclo de piezas escritas entre 2010 y 2016, nacidas algunas de la descripción libre de alguno de los cuadros del artista catalán, otras de los materiales que utilizaba -cuerda, arena, arcilla-, y otras de lo que Ibarra sentía y escuchaba al contemplar sus cuadros.

"Siempre me ha gustado la dinámica de establecer un diálogo con las artes visuales", dice Ibarra, nacido en Guadalajara en 1978 y afincado en Francia desde hace 10 años. "De entrada, (en Tàpies) hay algo que te llama, conmueve y seduce".

Con la última obra del ciclo, In memoriam, el jalisciense ganó la Basel Composition Competition, creada en honor del director de orquesta Paul Sacher (1906-1999) -cuya fundación es propietaria del legado de Igor Stravinsky-, imponiéndose entre 450 compositores del mundo.

Disputó la final, con una decena de finalistas, el 19 de febrero, cuyas obras fueron interpretadas por la Orquesta de Cámara y la Sinfónica de Basel. El jurado le otorgó por unanimidad el primer premio, dotado con 60 mil francos suizos (alrededor de 1.2 millones de pesos) al destacar su tratamiento de la microtonalidad y su "emocionante mundo armónico".

In memoriam, pieza orquestal, es su más personal homenaje al pintor fallecido en 2012. Tomó como punto de partida su cuadro Figura, paisaje en gris, con una figura abigarrada, difícil de descifrar. Se propuso verlo como un ente sonoro y jugar con sus cualidades. Quiso "sobrepasar la naturaleza unidimensional del sonido".

Mientras trabajaba en la obra, murió su madre, sólo dos meses antes del nacimiento de su primer hijo.

Ibarra define la obra como una reflexión acerca de las dicotomías de la existencia: el principio y el fin, la desolación y la alegría, lo completo y el vacío, la muerte y la vida.

Al primero que llamó tras saberse ganador del concurso en Basel fue al director de orquesta José Luis Castillo, su maestro. Una vez le llamó pidiéndole consejo sobre qué obras escuchar para poder escribir una pieza para una dotación particular. Castillo le dijo: "Escucha tu pieza anterior y haz lo que no hiciste ahí. Haz el negativo de esa pieza".

"Creo que en In memoriam hay un poco el negativo de las piezas que escribí, tomando como punto de partida la obra de Tàpies", sentencia.
Hora de publicación: 00:00 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS