Más de Reforma
Alistan Gobernadores plan alternativo a Insabi
Procesan a abuelo de menor que disparó
Cae helicóptero de Sedena en pista en Chihuahua
Extraditan a EU a 'Señor de los Túneles'
Busca Morena que amparos no frenen obras
Habilitan albergue en Guatemala por caravana
Perfilan legalizar a la mariguana
Se lanza Murat contra Seguro Popular
Caminos son obra de arte.- AMLO
Forjan personas su resiliencia
Piden seguir dieta recetada por expertos
Innovan en tratamiento de uveítis
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Vida?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

Por las familias diversas

  • Pepe y Álex se convirtieron en activistas en favor de su familia y las de los demás. Foto: Velia De La Cruz
  • Pepe y Álex publicaron el cuento para explicar los tipos de familia. Foto: Velia De La Cruz


Daniel de la Fuente
Ya les había pasado una vez. Fue en el 2012, en Nuevo Laredo, de donde son originarios.

Cuando Alejandro Maza y José Vicente Reyna buscaban guardería para Ale, su hija, el primero recordó que una amiga de la maestría tenía el Colegio Santa Lucía y pensó que no habría dificultad para el ingreso de la niña, de un año.

La realidad, sin embargo, fue que la pequeña no pudo ser inscrita en ese lugar.

"Ella (la amiga) colapsó, le dio un ataque de ansiedad y no pudo aceptar a Ale porque, de acuerdo a lo que dijo, "'su marido no estaba de acuerdo'", comenta Álex.

"Salimos muy devastados, pero decidimos seguir y dejar eso atrás. Mi suegra nos ayudó a encontrar un lugar para Ale".

En el 2013 se mudaron a Monterrey por el trabajo de Álex, así que inscribieron a Ale en preescolar del colegio The Hills Institute, cercano a su domicilio. La primera semana corrió con normalidad hasta que una llamada echó abajo el día de la pareja.

Le dijeron a Álex que la directora necesitaba hablar con él de manera urgente sobre la permanencia de Ale en el plantel. La razón fue que "la gente" no estaba preparada para una "situación" como la de ellos.

La historia se repetía.

"Me hablaron y le avisé a Pepe", cuenta. "Salí súper deprimido y triste. Llegué a casa y me dormí, y cuando desperté Pepe ya le había mandado a la directora la Constitución y contactado a organismos de defensa de derechos humanos y activistas".

Para Pepe también fue sorpresiva la decisión, sobre todo porque días antes asistieron al Open House, los trataron bien y se marcharon con la idea de que en aquel colegio destacaba el respeto a la diversidad, tal como decía en su sitio de internet.

Dos semanas después, tras negarse a aceptar que sólo uno fuera por la menor y que ninguno se presentara en eventos, el colegio determinó expulsarla: incluso pusieron la mochila de la niña en el suelo de un pasillo frente a un descorazonado Álex.

Decidieron dar a conocer su historia. Pepe lo explica:

"La pregunta fue: '¿Nos quedamos callados o continuamos?'. Dijimos: 'Ya no nos vamos a quedar callados'. De aquí nos vamos a ir a una escuela, a otra y en todas partes nos van a hacer lo mismo".

Sin detenerse, agrega: "Y le van a hacer lo mismo a la gente que viene detrás. ¡Había que abrir camino!".

Así fue como Pepe y Álex se convirtieron en activistas en favor de su familia y las de los demás.

...

Son originarios de Nuevo Laredo, pero se conocieron en Miami de estudiantes el 31 de octubre del 2008. Pepe es el mayor de tres hijos y licenciado en comunicación egresado del Miami Art Institute.

Álex tiene una hermana menor y es licenciado en mercadotecnia y comunicación por la Texas A&M University.

Pepe, delgado y de tez morena, hijo de empleados aduanales, evoca el encuentro.

"Nos llegó a cada uno el rumor de que estaba alguien de Nuevo Laredo y fue cuando nos conocimos y desde ahí estamos juntos", dice. Álex agrega sonriente: "Para mí fue amor a primera vista".

Nacidos el 14 de julio de 1974 y el 2 de marzo de 1985, respectivamente, José Vicente Reyna Trinidad y Carlos Alejandro Maza Páez coinciden en que pronto supieron que eran el uno para el otro: disfrutaban ir a su destino favorito, Los Cabos, visitar Six Flags y Sea World en Halloween e ir a cines en los que proyectaban clásicos como Un tranvía llamado deseo o Desayuno en Tiffany's hasta jugar tenis o simplemente cenar alitas y cerveza.

Al tiempo la pareja concluyó que quería cumplir con el anhelo desde el noviazgo: un hijo, en este caso Bethanny Alejandra, Ale, quien llegó a sus vidas el 26 de  agosto del 2011.

"Mi vida cambió por completo", sonríe Álex, robusto y de frente amplia, cuyo padre fue abogado y su madre, psicóloga.

"A los 26 años no estaba preparado, tenía inseguridades, miedos, lo que les pasa a todos, pero una vez que la tuve entre mis brazos supe que nuestras vidas girarían por completo en torno a Ale. Todo lo que hago es por ella".

Pepe comenta que las mamás de ambos no estaban muy seguras de que lo podrían hacer bien.

"Mamá me dijo: 'Me quedo la primera noche' y nosotros: 'No, nosotros nos hacemos cargo'.

"Hay la concepción de que los hombres son menos cuidadosos, pero no, asumimos nuestro papel y fue una aventura checarla por las noches, darle la leche cada tres horas, pelearnos para ver quién la cambiaba. Fue muy emotivo".

Vivieron días felices, alternándose en sus roles: Álex en su trabajo en una empresa trasnacional y Pepe en casa. Dieron formalidad a su relación casándose el 3 de octubre del 2012 y parecía que todo transcurriría normalmente hasta que sucedió lo del Hills Institute: el colegio les quiso hacer firmar una carta en la que les impedían ir en pareja al colegio, no asistir al evento de 10 de mayo, no comentar con otros papás su relación y ofrecer una "disculpa" por causar "inconvenientes".

Pepe y Álex supieron que debían alzar la voz y pelear por sus derechos y los de la niña.

"Ellos se sentían impunes", dice Pepe, aún indignado. "Como institución privada se sentían chiflados y protegidos porque creían que la SEP les iba a dar carta abierta para discriminar".

La misiva indignante llegó a la Secretaría de Educación y le aplicó una multa al colegio, que no ha pagado por un amparo.

Ellos, por su parte, encontraron para Ale un colegio incluyente donde la niña puede ser llevada y traída por sus papás.

Tras dar a conocer la discriminación, decenas de correos y llamadas los orientaron y apoyaron. Hasta el Arzobispo Rogelio Cabrera López hizo un llamado a respetar el derecho a la educación de la niña.

"Primero está el derecho de la niña a la escuela, y eso tendrá que ser respetado en cualquier parte del País y del mundo".

Monseñor recordó que el colegio decía ser de enseñanza laica, por lo que la postura de la Iglesia ante el matrimonio homosexual no debe repercutir en la admisión de la pequeña.

Pepe y Álex consideran que posturas como la del sacerdote son las naturales: el matrimonio igualitario se está legalizando cada vez en más estados y las parejas gay quieren formar una familia como su contraparte heterosexual.

"Vamos hacia allá", dice Pepe. "Muchos creen que las familias diversas somos una pequeña parte de la sociedad, pero hay familias con papás divorciados, sólo con un papá, con una mamá, separados por trabajo, con dos papás, con dos mamás, sólo con abuelitos, etcétera. Nuestra sociedad está compuesta en su mayoría por familias diversas y hay que visibilizarlo".

Mario Rodríguez Platas, vocero de la comunidad LGBT, afirma que la historia de Pepe y Álex sentó un precedente a nivel nacional que atrajo la atención de medios internacionales como CNN, Univisión y Televisión Española.

"Son el claro ejemplo de que el amor a los hijos todo lo puede, pero que no todo lo perdona, ya que no dejan pasar un acto discriminatorio", comenta Mario, quien se apoya en ambos para promover la inclusión de la figura de familias diversas en la ley.

...

Ale tiene 6 años y es una niña de fácil sonrisa y mirada radiante. Está contenta de asistir a primer grado de primaria, tiene amigos, le gusta jugar y por las tardes, antes de la tarea, suele dormir siesta.

Emocionado, Álex dice que tiene lo mejor de los dos.

"Súper segura, fuerte, resiliente, súper inteligente, que entiende muy bien el sarcasmo. Es nuestra adoración".

Lupita, madre de Álex, habla de ellos:

"Están haciendo un gran trabajo, son muy buenos padres y yo adoro a mi nieta", afirma. "Apenas me dice que ya me quiere ver y preparo todo para estar con ella".

Karla Urriola, amiga de ambos desde lo del Hills, dice que ellos luchan por hacer un cambio real en el Estado y el País.

"Cuentan con valores que los hacen estar muy comprometidos con el tema de las familias diversas", dice Karla, psicóloga y sexóloga.

"Ya con el tiempo nos hicimos amigos, yo tengo una hija, y Ale y ella son amigas".

La especialista dice que como familia tienen alegrías y sinsabores, pero que la niña está creciendo feliz.

"Ése es el legado que quieren dejar, además del trabajo que realizan en favor de muchos", comenta.

Además de visibilizar su historia, Pepe y Álex publicaron el cuento Mi familia como la tuya, ilustrado por Vane Jiménez, en el que de manera didáctica se habla a los pequeños sobre los tipos de familias, incluidas las homoparentales y lesbomaternales.

El libro, que está a la venta en el stand de Escritores Independientes de la FIL, que culmina hoy, se ofrece también en las librerías La Ventana, Casa del Libro, Conarte y Educal, así como en Mercado Libre. El objetivo, explican, es dar una herramienta clara en la que el niño puede informarse sobre esta realidad, aunque también es didáctico para adultos.

"Los adultos le quitan el crédito a los niños, a su capacidad de entender, porque los pequeños pueden comprender bien las cosas sin necesidad de tantas vueltas", dice Pepe y lo ejemplifica con lo que sucedió hace unos días.

Estaban en la cocina cuando de repente Ale preguntó: "Papi, ¿qué es gay?".

Pepe lo recuerda: "Algo que tenemos muy claro es que le decimos la verdad siempre, y así fue como se lo respondimos: 'Es cuando dos personas del mismo sexo, como tu papá y yo, se quieren, pero son títulos que se ponen, no tiene nada de malo'".

La niña dijo: "Ah, está bien", y siguió con lo que estaba haciendo.

Son conscientes de que no faltará quien quiera responsabilizar a su orientación si a la niña le va mal en alguna materia o hace travesuras.

"Al principio nos afectaba", sonríe Pepe, "pero ahora vivimos con esos prejuicios y está padre derribarlos.

"Creemos que poco a poco irá siendo menos. Hoy vamos a festivales, a actividades de familia, al parque, carnavales, y llegamos los tres".

Pepe y Álex ya iniciaron trámites para adoptar un hermanito para Ale. Saben que el camino será largo, pero son optimistas.

"Es una aventura y queremos compartirla", dice Pepe, quien pone al tanto en redes sociales a amigos y activistas de cada novedad que sucede en sus vidas como papá y activistas. Como son un pareja con muy buen sentido del humor, su cuenta de Facebook "Alex Pepe Ale" dice "Somos como la familia homoparental de 'Modern Family', pero en pobre".

"Sabemos que la herramienta más fuerte es la visibilidad, que rompe con tabúes porque trae el tema a la mesa", comenta Pepe y agrega Álex: "La transparencia con la que manejamos el tema es lo que hace la diferencia y eso es lo que queremos decirle a las personas que tienen miedo, que pueden sentirse amedrentadas o que viven con un secreto muy pesado".

De eso trata su legado: de empoderar a la juventud y a los que no quieren vivir más en el silencio. Por eso, con frecuencia brindan conferencias en universidades, como el Tec, o en canales de gran influencia como las charlas TED, que recién acaba de impartir Álex.

Mi familia como la tuya ha sido un éxito, por lo que Pepe y Álex ya preparan dos libros más: la continuación del primero, cuyo título tentativo es La fantástica Ale, y Hay una familia homoparental en el fraccionamiento.

Ambos no dejan de trabajar en favor de todas las familias, lo que hacen muy felices porque, si de algo están seguros, es de que estos casi 10 primeros años como pareja y familia han sido maravillosos.

"Tenemos lo que siempre habíamos soñado", coinciden. "Y muchos más lo pueden tener también".

Hora de publicación: 00:00 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

NOTAS RELACIONADAS

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS