¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Negocios?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

Liberan abasto eléctrico para industria

Luis Valle
A partir de ayer, los grandes consumidores industriales de electricidad pueden deshacer sus contratos de compra de energía cuando encuentren a otro suministrador que les convenga, aunque si deciden hacerlo podrían ser objetos de disputas en juzgados.

De conformidad con un acuerdo publicado por la Comisión Reguladora de Energía (CRE), se quitaron los "amarres" para que empresas que acordaron comprar electricidad a plantas privadas, al amparo de la ya derogada Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica, puedan pedir su exclusión de los contratos.

Es decir, los clientes industriales que se comprometieron a comprar energía de proyectos como los parques eólicos Ventika I y II, en General Bravo, o la central de ciclo combinado Techgen, que opera Ternium en Pesquería, tendrían la opción de migrar a otros suministradores si consiguen mejores condiciones.

Bastará con que en cualquier momento acudan a la CRE y al Centro Nacional de Control de Energía a solicitar su salida de los contratos de interconexión legados bajo la ley anterior.

Antes, alguien que se quería salir tenía que obtener el consentimiento de su proveedor, es decir, del titular del permiso de autoabastecimiento o cogeneración (desarrollador del proyecto).

La CRE aclaró que su publicación no afecta, modifica ni prejuzga los derechos y obligaciones de las partes de un contrato de interconexión legados al amparo de la derogada Ley para recurrir a instancias legales por los cambios.

"Quedan a salvo los derechos de las partes a recurrir ante las instancias jurisdiccionales competentes por posibles incumplimientos a dichos contratos celebrados antes de la entrada en vigor de la Ley de la Industria Eléctrica", enfatizó.

Esto quiere decir que las empresas que son clientes de centrales eléctricas privadas anteriores a la reforma energética no están exentas de cumplir con las cláusulas de salida y penalidades en los contratos que firmaron con los permisionarios legados.

Ahora bien, las empresas que hayan negociado con éxito su salida de centrales eléctricas legadas, tendrán que registrarse como usuarios calificados ante la CRE.

Los usuarios calificados son consumidores con más de un megawatt de demanda eléctrica, usualmente industriales, que pueden recibir suministro eléctrico de cualquier empresa, sea CFE Calificados o proveedores privados, teniendo oportunidad de ahorros económicos.

Una demanda de un megawatt conlleva un consumo estimado de entre 500 mil y 600 mil kilowatts-hora por mes, lo que puede implicar una facturación total de entre 800 mil y un millón de pesos.

La regulación de la CRE fue aprobada pese a las críticas de diversos participantes del mercado, pues consideran que algunos proyectos previos a la entrada de la Ley de Industria Eléctrica podrían perder viabilidad económica.

El acuerdo publicado por la CRE fue revisado antes en la Comisión Federal de Mejora Regulatoria, donde recibió comentarios de la Asociación Mexicana de Energía Hidroeléctrica, Cogenera México, Enel Green Power, entre otros particulares, alegando afectaciones potenciales a diversos proyectos.
Hora de publicación: 00:00 hrs.
FOTOGALERIAS RELACIONADAS
GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS
GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS
UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS