Más de Portada
Sostiene AMLO que hay crisis pero cumplirá
Golea Barsa a PSV de 'Chucky' y Gutiérrez
Indaga CNDH deambular de cadáveres
Entrega CCE estudio que avala NAIM
Comparece Fiscal por mansión en Acapulco
Acumula J. Duarte más de 90 casas
Busca Morena reforma por desvíos con Robles
Advierten riesgos de paro activo en CCH
Detienen a 2 con mariguana afuera de FES
Critican estrategia de Morena en Congreso-CDMX
Hacen diputada a reclutadora de Gutiérrez
Proponen cancelar 13 comisiones de diputados
Compartir artículo:
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Cultura?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

Alista Sierra debut mexicano

  • Su recital, previsto para noviembre de 2017 se pospuso tras el sismo del 19 de septiembre, y es ahora que por fin viene. Foto: Tomada de @nadinecsierra
Erika P. Bucio
Pegada a la televisión, Nadine Sierra (Florida, 1988) veía una y otra vez aquel VHS que su madre trajo de la biblioteca con la producción de La bohème de Franco Zeffirelli de 1982 para la Metropolitan Opera House, con José Carreras y Teresa Stratas.

Supo en ese instante, apenas una niña de 10 años, que sería cantante de ópera.

"Es mi ópera favorita, realmente me inspiró para ser cantante. Me enamoré de la música mezclada con la historia. Amaba lo que (los intérpretes) podían hacer con sus voces. Me parecía extraordinario", cuenta la soprano estadounidense en entrevista telefónica.

Siempre se le oía cantar en la casa familiar, en Fort Lauderdale, Florida. A su madre le parecía que algo especial había en su voz.

La abuela portuguesa de Sierra quiso ser cantante de ópera, pero su padre se opuso por considerarlo inapropiado para una joven.

Con Nadine, la historia sería diferente. Comenzó con las clases de voz a los 6 años, alentada siempre por su madre: si quería lograrlo, debería trabajar duro.

La joven se encargaría de que nada se interpusiera en su camino.

"La meta, para mí, y eso es la clave, nunca fue ser famosa ni hacer dinero. Jamás (cantar) por razones superficiales. La meta siempre ha sido servir a la música, lo mejor que pueda", cuenta un día después de recibir en Nueva York el Beverly Sills Artistic Award 2018 para jóvenes cantantes.

En su esperado debut en México, el próximo miércoles con la Orquesta Sinfónica de Minería en la Sala Nezahualcóyotl de la UNAM, la joven soprano promete un viaje por aquellas óperas clave en su ascendente carrera.

Del aria Quando m'en vo' de Musetta, de La bohème, a la escena de la locura de Lucía de Lammermoor, una de sus óperas favoritas, así como Ruhe sanft, mein holdes Leben de la ópera inconclusa Zaide, de Mozart, que Kiri Te Kanawa solía cantar en sus conciertos y que Sierra considera un referente, y Je suis vivre de Romeo y Julieta, de Gounoud, asoman en el programa.

Y, por supuesto, Caro nome de Rigoletto, de Verdi. Su Gilda, en su debut en 2016 con esa pieza en La Scala de Milán, al lado del barítono Leo Nucci, marcó un hito en su carrera.

Confiesa que estaba ansiosa de presentarse ante una audiencia con una reputación brutal para cantar a Verdi, un compositor amado por los milaneses. Era la única no-italiana en el elenco y eso le inyectaba más presión.

Cuando aquella ocasión empezó a cantar en el primer acto, reinaba el silencio en el teatro, y Sierra se repetía a sí misma: "Mantén la calma, relájate. Sólo canta porque amas cantar. Dales eso, tu amor por la música". Al llegar el aria Caro nome, el público comenzó a aplaudir, y ella sintió que por fin lograba romper el hielo. Al final del segundo acto, el dueto Si! vendetta con Nucci encendió al teatro.

Contra la tradición que prohibía el encore desde tiempos de Toscanini, los cantantes repitieron el dueto, y, por fin, se sentía aceptada. Si en algún teatro ambicionaba cantar era, por supuesto, La Scala.

"Fue un honor y una experiencia mágica", comparte.

Pero también deseaba ya cantar en México. Su recital, previsto para noviembre de 2017 se pospuso tras el sismo del 19 de septiembre, y es ahora que por fin viene.

A través de César Ulloa, su maestro ahora afincado en San Francisco, conoció a muchos cantantes mexicanos: David Lomelí, Eleazar Rodríguez y Diego Torre. Ulloa impulsó a muchos cantantes de origen latino en Estados Unidos.

Sierra comparte orígenes portugueses, puertorriqueños e italianos.

"Siento que hay algo en la sangre, en la genética, que nos da esta habilidad natural no solo para cantar sino para amar la música y el canto".

Amor que quiere hacer partícipe a los mexicanos.

TOME NOTA
Quién: Nadine Sierra en concierto
Se presenta en el marco de los festejos conmemorativos por los 40 años de la Orquesta Sinfónica de Minería.
Cuándo: 2 de mayo a las 20:00 horas
Dónde: Sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario.
Hora de publicación: 00:00 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS