Más de Reforma
Registra Pemex segunda peor producción mensual
Amenaza a QR gran mancha de sargazo
Procesan a sacerdote por homicidio de joven
Reportan detención de 3 de ISIS en Nicaragua
Suman otra suspensión contra Santa Lucía
Amaga Bonilla con veto a bancos en BC
Mueren menor y su padre al intentar cruzar Río Bravo
Piden explicar licitación a modo en CFE
Sale Sarmiento de Radio Centro antes de lo previsto
Despliegan 25 mil elementos por migración
Destinan 410 mdp para atender crisis forense
Entre ruegos y reclamos por desaparecidos
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Ciencia?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

Declaran ilegal modificación de bebés

  • La investigación concluyó que el científico chino He Jiankui actúo ilegalmente y en busca de fama y lucro personal. Foto: Reuters
Agencias
El científico chino He Jiankui, quien anunció hace tres meses que había creado a los primeros bebés manipulados genéticamente para resistir al VIH, actuó de forma ilegal, concluye una investigación preliminar publicada este lunes.

He Jiankui desafió las prohibiciones gubernamentales y realizó ilegalmente su experimento en busca de fama y lucro personal, asevera el documento.

"He evitó la supervisión, recaudó fondos y organizó a investigadores por su cuenta para llevar a cabo la investigación sobre edición genética de embriones humanos con fines reproductivos, algo que está prohibido por la ley china", apunta la breve nota.

El profesor asociado de la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur, con sede en Shenzhen, anunció en noviembre de 2018 el nacimiento de los primeros bebés modificados genéticamente del mundo, con alteraciones en el ADN para prevenir la contracción del VIH.

De acuerdo con la investigación, en junio de 2016, He inició el proyecto y organizó a un equipo que incluyó a algunos miembros extranjeros. Llevó a cabo actividades de modificación genética usando tecnologías sin garantía de seguridad y eficacia.

Con un certificado de revisión ética falsificado, reclutó a ocho parejas voluntarias en las que los hombres habían dado positivo en anticuerpos del VIH y las mujeres, negativo, y desarrolló experimentos entre marzo de 2017 y noviembre de 2018.

Puesto que los portadores del VIH no tienen permitido acceder a reproducción asistida, pidió a terceras personas que sustituyeran a los voluntarios en los análisis de sangre y pidió a los investigadores que editasen los genes de los embriones humanos y los implantasen en las mujeres.

Dos de las voluntarias se quedaron embarazadas. Una dio a luz a dos gemelas, llamadas Lulu y Nana. La otra está todavía embarazada. Una pareja abandonó el experimento a medio camino, y otras cinco parejas no lograron concebir.

"Este comportamiento viola seriamente la ética y la integridad de la investigación científica, es una grave violación de regulaciones nacionales relevantes y crea una influencia perniciosa en el país y en el extranjero", apunta el informe.

Los funcionarios encargados de la investigación afirmaron que He, junto con otras personas y organizaciones implicadas, serán castigados de acuerdo con las leyes y las normas. Los sospechosos de haber cometido delitos serán trasladados al departamento de seguridad pública.

Los bebés y la voluntaria embarazada se someterán a observación médica y harán visitas de seguimiento.

La Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur (SUSTech), en la ciudad de Shenzhen, publicó en su sitio web que He había sido despedido.

"Con vigencia inmediata, SUSTech rescindirá el contrato de trabajo con el Dr. Jiankui He y terminará cualquiera de sus actividades de enseñanza e investigación en SUSTech", aseveró en un comunicado.
Así inició todoEn 2017, He, que por entonces no era muy conocido, asistió a una reunión de élite en Berkeley, California, donde científicos y expertos en ética discutieron una tecnología que había sacudido su campo: una herramienta emergente para "editar" genes.

El científico aprovechó la herramienta, llamada CRISPR, y el año pasado sorprendió en una conferencia internacional al anunciar que había ayudado a crear los primeros bebés genéticamente modificados del mundo, pese al claro consenso científico de que este tipo de alteraciones que podrían transmitirse a futuras generaciones no deberían intentarse por el momento.

China pidió la suspensión inmediata de los experimentos de He tras el anuncio.

La edición genética con fines reproductivos está prohibida en Estados Unidos y en la mayor parte de Europa. En China, las normas del Ministerio prohíben la investigación con embriones que "viole principios éticos o morales".

El director general de la Organización Mundial de la Salud dijo el año pasado que la agencia está reuniendo a un equipo de expertos para estudiar el impacto de la edición genética en la salud.

Las investigaciones contra He comenzaron el 29 de noviembre de 2018, tan solo tres días después de que realizase su anuncio.

Aquel día, el científico aseguró haber creado los primeros bebés genéticamente modificados del mundo sin ningún tipo de respaldo institucional y días después justificó su experimento, pese a la controversia que generó entre el público y la comunidad científica internacional dentro y fuera de China.

Dos días después, en una conferencia en la Universidad de Hong Kong -su última aparición pública-, He se mostró "orgulloso" por el uso de la técnica de edición genética CRISPR/Cas9 en dos gemelas y recalcó que el estudio no tenía el objetivo de eliminar enfermedades genéticas, sino de dar a las niñas la "habilidad natural" para resistir a una posible futura infección del VIH.

La Universidad de Shenzhen en la que trabajó He anunció que también investigaría por su parte al científico y afirmó sentirse "profundamente conmocionada por el caso", que calificó como "una grave violación de la ética y los estándares académicos".

Más de 120 académicos de la comunidad científica china señalaron en una declaración emitida el propio 26 de noviembre que cualquier intento de hacer cambios en los embriones humanos mediante modificaciones genéticas es "una locura" y que dar a luz a estos bebés conlleva "un alto riesgo".


Con información de Xinhua, AP, Reuters y EFE
Hora de publicación: 14:13 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

Más de Ingeniería genética

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS




En Portada
Registra Pemex segunda peor producción mensual
Amenaza a QR gran mancha de sargazo
Procesan a sacerdote por homicidio de joven
Reportan detención de 3 de ISIS en Nicaragua
Suman otra suspensión contra Santa Lucía
Amaga Bonilla con veto a bancos en BC
Mueren menor y su padre al intentar cruzar Río Bravo
Piden explicar licitación a modo en CFE

Declaran ilegal modificación de bebés

Agencias
(21 enero 2019).-
  • La investigación concluyó que el científico chino He Jiankui actúo ilegalmente y en busca de fama y lucro personal. Foto: Reuters

El científico chino He Jiankui, quien anunció hace tres meses que había creado a los primeros bebés manipulados genéticamente para resistir al VIH, actuó de forma ilegal, concluye una investigación preliminar publicada este lunes.

He Jiankui desafió las prohibiciones gubernamentales y realizó ilegalmente su experimento en busca de fama y lucro personal, asevera el documento.


"He evitó la supervisión, recaudó fondos y organizó a investigadores por su cuenta para llevar a cabo la investigación sobre edición genética de embriones humanos con fines reproductivos, algo que está prohibido por la ley china", apunta la breve nota.

El profesor asociado de la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur, con sede en Shenzhen, anunció en noviembre de 2018 el nacimiento de los primeros bebés modificados genéticamente del mundo, con alteraciones en el ADN para prevenir la contracción del VIH.

De acuerdo con la investigación, en junio de 2016, He inició el proyecto y organizó a un equipo que incluyó a algunos miembros extranjeros. Llevó a cabo actividades de modificación genética usando tecnologías sin garantía de seguridad y eficacia.

Con un certificado de revisión ética falsificado, reclutó a ocho parejas voluntarias en las que los hombres habían dado positivo en anticuerpos del VIH y las mujeres, negativo, y desarrolló experimentos entre marzo de 2017 y noviembre de 2018.

Puesto que los portadores del VIH no tienen permitido acceder a reproducción asistida, pidió a terceras personas que sustituyeran a los voluntarios en los análisis de sangre y pidió a los investigadores que editasen los genes de los embriones humanos y los implantasen en las mujeres.

Dos de las voluntarias se quedaron embarazadas. Una dio a luz a dos gemelas, llamadas Lulu y Nana. La otra está todavía embarazada. Una pareja abandonó el experimento a medio camino, y otras cinco parejas no lograron concebir.

"Este comportamiento viola seriamente la ética y la integridad de la investigación científica, es una grave violación de regulaciones nacionales relevantes y crea una influencia perniciosa en el país y en el extranjero", apunta el informe.

Los funcionarios encargados de la investigación afirmaron que He, junto con otras personas y organizaciones implicadas, serán castigados de acuerdo con las leyes y las normas. Los sospechosos de haber cometido delitos serán trasladados al departamento de seguridad pública.

Los bebés y la voluntaria embarazada se someterán a observación médica y harán visitas de seguimiento.

La Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur (SUSTech), en la ciudad de Shenzhen, publicó en su sitio web que He había sido despedido.

"Con vigencia inmediata, SUSTech rescindirá el contrato de trabajo con el Dr. Jiankui He y terminará cualquiera de sus actividades de enseñanza e investigación en SUSTech", aseveró en un comunicado.
Así inició todoEn 2017, He, que por entonces no era muy conocido, asistió a una reunión de élite en Berkeley, California, donde científicos y expertos en ética discutieron una tecnología que había sacudido su campo: una herramienta emergente para "editar" genes.

El científico aprovechó la herramienta, llamada CRISPR, y el año pasado sorprendió en una conferencia internacional al anunciar que había ayudado a crear los primeros bebés genéticamente modificados del mundo, pese al claro consenso científico de que este tipo de alteraciones que podrían transmitirse a futuras generaciones no deberían intentarse por el momento.

China pidió la suspensión inmediata de los experimentos de He tras el anuncio.

La edición genética con fines reproductivos está prohibida en Estados Unidos y en la mayor parte de Europa. En China, las normas del Ministerio prohíben la investigación con embriones que "viole principios éticos o morales".

El director general de la Organización Mundial de la Salud dijo el año pasado que la agencia está reuniendo a un equipo de expertos para estudiar el impacto de la edición genética en la salud.

Las investigaciones contra He comenzaron el 29 de noviembre de 2018, tan solo tres días después de que realizase su anuncio.

Aquel día, el científico aseguró haber creado los primeros bebés genéticamente modificados del mundo sin ningún tipo de respaldo institucional y días después justificó su experimento, pese a la controversia que generó entre el público y la comunidad científica internacional dentro y fuera de China.

Dos días después, en una conferencia en la Universidad de Hong Kong -su última aparición pública-, He se mostró "orgulloso" por el uso de la técnica de edición genética CRISPR/Cas9 en dos gemelas y recalcó que el estudio no tenía el objetivo de eliminar enfermedades genéticas, sino de dar a las niñas la "habilidad natural" para resistir a una posible futura infección del VIH.

La Universidad de Shenzhen en la que trabajó He anunció que también investigaría por su parte al científico y afirmó sentirse "profundamente conmocionada por el caso", que calificó como "una grave violación de la ética y los estándares académicos".

Más de 120 académicos de la comunidad científica china señalaron en una declaración emitida el propio 26 de noviembre que cualquier intento de hacer cambios en los embriones humanos mediante modificaciones genéticas es "una locura" y que dar a luz a estos bebés conlleva "un alto riesgo".


Con información de Xinhua, AP, Reuters y EFE


Hora de publicación: 14:13 hrs.

Notas Relacionadas