Más de Portada
Crece conflicto entre Poderes
Convierten basura en figuras personalizadas
Impulsan a Auditor... y los contrata
Reserva patrimonio nueva titular de la SFP
Lanzan una amenaza monumental
Aumentan presión tenedores del NAIM
Inicia sindicalismo cuenta regresiva
Usan doble rasero en caso Gutiérrez
Reprueban 30 mil control de confianza
Presentan recurso vs suspensión de ley
Anuncia IMSS recorte de 4 mmdp para 2019
Ni estudia ni labora 1 de cada 4 jóvenes
Compartir artículo:
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Cultura?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

La Fulminante: reta status quo

  • Nadia Granados, se apropió con La Fulminante del prototipo de la chica sexy latina. Foto: Héctor García
Erika P. Bucio
Es La Fulminante. Su nombre es una declaración de identidad: detona fuerte pero no mata. Lo suyo es el burlesque posporno para fustigar a los políticos colombianos y hacer crítica social.

Nadia Granados (Bogotá, 1978) se apropió con La Fulminante de la apariencia y gestos del prototipo de la chica sexy latina, la que podría ser pareja de un narco, un poco sucia, pero nada complaciente.

"La Fulminante es mucho más que una actriz porno, es un monstruo femenino que asusta", dice en entrevista.

En uno de sus perfomances que circulan en internet aparece con unos minúsculos shorts de mezclilla, camiseta blanca, mojada, y los senos al aire, lavando una camioneta enlodada. Ahí está la clave: es el tipo de vehículo usado por las autodefensas en Colombia.

De YouTube han bajado sus videoacciones filmadas en la calle por ofensivas. Pero ella no ha dejado de hacer. Es su proyecto artístico y político.

Por primera vez viene a México. Desde su llegada no ha dejado de escuchar sobre Ayotzinapa y los 43 normalistas desaparecidos. Contará después algo que casi siempre se guarda: a su hermano mayor lo mataron en la masacre del Puracé, perpetrada por las FARC, en 2001. Goldson Granados, de 25 años, solo quería ser educador.

Fotogalería



"Yo creo que La Fulminante ya ha hablado por Ayotzinapa, viene repitiéndose desde hace décadas. En mi país tenemos un elevadísimo número de desaparecidos y masacres que siguen en la impunidad.

"Llevamos décadas siendo desangrados y usualmente son los luchadores y personas que se atreven a pensar distinto. La mejor manera es hablar las luchas y no solo heredar el dolor", dice Granados, quien este domingo a las 21:00 horas se presenta en El Vicio (Madrid 13, Coyoacán).

Trabaja con imágenes de archivo, relacionando video y el cuerpo como perfomance. Lo que hace en la calle lo pone a circular en internet.

Incluye escenas de discursos políticos, como aquel de Jorge Eliécer Gaitán, candidato disidente, asesinado en 1948, cuando se desató la violencia en Colombia. Un discurso doloroso, lleno de rabia.

El performance se alimenta de la propia vida. Superó una relación con una pareja maltratadora que la llamaba "puta". Se convirtió en la fuerza sexual que tiene La Fulminante.

Su aspecto nada tiene que ver con la Granados que lleva el pelo a rape y cero gota de maquillaje. Muy lejos del personaje que se inventó hace cuatro años. "Es que yo era así", se carcajea. "Toda la vida te han metido esas imágenes en la cabeza y lo tienes apersonado en tu cuerpo".

Habla en glosolalia, el lenguaje de los niños, los locos y los demonios. Hace cabaret en cualquier idioma.

"Soy feminista y mi primera revolución fue cambiar mi propia vida".
Hora de publicación: 00:00 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS

Más de Escenarios

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS