Más de Reforma
Sale caro capricho de mover ducto
Indaga SFP 14 mdp injustificados de Osorio Chong
Acumula retrasos Tren Transístmico
Sufren cierre definitivo en el Centro por virus
Ejecutan en 5 días a 54 en Guanajuato
Limitarán verificentros el acceso
Fallecen por Covid-19 en edad productiva
Avanza amparo de Robles para prisión domiciliaria
Ajusta sastre su taller
Baja hospitalización y suman actividades
Beca DIF a mil 300 huérfanos por virus
Llena Moderatto de rock el Foro Pegaso
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Revista R?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

El Pocho vive


Antoni Gutiérrez-Rubí
Las paredes de la ciudad argentina de Rosario amanecen de vez en cuando pintadas con la leyenda "Pocho vive" y decoradas con esténciles de un ángel que circula en bicicleta, desde hace ya 14 años. La gente foránea se extraña, pero los habitantes rosarinos están acostumbrados y conocen la terrible historia que llevan consigo esas pintadas.

Cada una de ellas es en homenaje a Claudio Pocho Lepratti, un joven activista social que fue asesinado por la policía durante la crisis de 2001 y que vive a través de estas expresiones del arte realizadas por activistas sociales, como lo era él, y que quieren mantener viva su memoria.

A finales de 2001, Pocho, ex seminarista que ayudaba a niños pobres de su barrio, trabajaba como auxiliar de cocina en el comedor de la escuela número 756 José M. Serrano, del barrio Las Flores, una humilde comunidad del sudoeste rosarino. El 19 de diciembre, en medio de la crisis del corralito y los disturbios de ese año, que terminaría con la caída del presidente Fernando de la Rúa, varios policías que llegaron desde la ciudad de Arroyo Seco -a 30 kilómetros al sur de Rosario- comenzaron a disparar al lado de la escuela. Lepratti subió al tejado para defender a los menores que se encontraban comiendo en el interior. Se asomó gritando: "¡Hijos de puta, no tiren que hay pibes comiendo!". El policía Esteban Velásquez se giró y le disparó, acertándole en la tráquea, lo que causó a Lepratti una muerte instantánea. Pese a la denuncia, los policías lo negaron y fabricaron pruebas para implicarle, con la aquiescencia de su comisaría y de los altos cargos de la región. Después de una larga investigación, Velásquez fue condenado a 14 años de prisión, aunque salió a los 8. Ahora vende comida basura en la plaza central de Arroyo Seco.

Catorce años después, el Pocho sigue viviendo. El ARTivismo le mantiene en la memoria de la comunidad y también fija el foco en la injusticia.

Notas Relacionadas

Auditando la legislatura
Un video del gobierno de Barack Obama presenta contenido sencillo y esclarecedor sobre la actual administración estadounidense.
La huella digital
Cuidar el historial personal en redes sociales es una obligación.
Pero desde su muerte, toda la ciudad recuerda al Pocho a través de pintadas, donde se pide justicia para el resto de encausados que jamás pagaron por su crimen o por intentar esconderlo. También es un recordatorio del trabajo del Pocho con la comunidad, con los pobres. Su bicicleta también se ha convertido en un símbolo.

En la red, gracias a la cual perdura su memoria, se suben constantemente videos y tuits con las imágenes de su bicicleta, de sus frases, y con el esténcil de una hormiga, símbolo del trabajo duro y constante de un individuo que, como una hormiga perseverante, ayuda a una comunidad.

Catorce años después, el Pocho sigue viviendo. El ARTivismo le mantiene en la memoria de la comunidad y también fija el foco en la injusticia.

Una sociedad cansada de contenidos políticos triviales, como discursos o aburridos actos, encuentra en el ARTivismo una fuente de expresión distinta, rica en matices, que llama la atención y que consigue que se recuerde y que sea difundido exponencialmente.

_________________
Twitter: @antonigr
Hora de publicación: 00:00 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

Más de Opinión

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS