Más de Portada
Queman patrulla y saquean tienda en San Juanico
Consultarán Tren Maya 24 y 25 de noviembre
Baja 101 mil mdp valor de bancos en BMV
No estaba advertido.- Taibo II
Pactan diputados e IP revisar sector financiero
Dejan Puebla mujeres y niños migrantes
No vamos a titubear.-Monreal
Investiga PGR a magistrados y jueces
Cae aeronave en Altamira; reportan 2 muertos
Anulan sanción a Odebrecht... ¡por copias!
Falleció Stan Lee, creador de Universo Marvel
Muestra Chivas playera para Mundial de Clubes
Compartir artículo:
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Cultura?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

Moncayo, de lo más pirateado

  • María Cristina Gálvez dirige Ediciones Mexicanas de Música (EMM), que resguarda el legado musical del compositor. Foto: Erika P. Bucio
  • La Filarmónica de Jalisco tocó el 'Huapango', con partituras fotocopiadas, el 2 de octubre en la inauguración del FIC, en la Alhóndiga de Granaditas. Foto: Jorge Escalante
  • El 'Huapango' de José Pablo Moncayo es la obra más solicitada de EMM, y también la más pirateada. Foto: Erika P. Bucio


Erika P. Bucio
Ediciones Mexicanas de Música (EMM), dedicada a la promoción de la música de concierto de autores nacionales, denuncia que la Orquesta Filarmónica de Jalisco (OFJ) tocó el Huapango de José Pablo Moncayo sin haber pagado los derechos por uso de la obra en la apertura del Festival Internacional Cervantino (FIC).

La gerente de la editorial, María Cristina Gálvez, veía el concierto por Canal 22 cuando empezó a sonar la pieza. Le resultó una sorpresa: no había sido avisada.

"Es el colmo de los colmos", asegura la musicóloga.

El derecho de uso de obra permite a una orquesta disponer de la partitura y la ejecución de la obra. En el caso del Huapango, por una función, el monto es de 2 mil 400 pesos.

El concierto se realizó el 2 de octubre y, hasta la fecha, el pago no ha sido cubierto.

El gerente general de la OFJ, Arturo Gómez Poulat, justificó la falta argumentando que no les había sido enviada la factura. Pero tampoco, admite, avisaron que tocarían la pieza.

"Que no se malinterprete que no avisamos para no pagar", aclara.

La OFJ, asegura, es puntual en el pago de derechos y no arrastra adeudos. Era una costumbre, dice, pagar a EMM a posteriori.

El pago, sin embargo, no da derecho a las orquestas a fotocopiar la partitura. Aunque en la práctica, acusa Gálvez, ocurre así. Y fue el caso de la OFJ en la inauguración del FIC.

"¿Cómo es que usan unas fotocopias de nuestro material?", cuestiona Gálvez, quien dirige la editorial fundada en 1947 a iniciativa de Rodolfo Halffter, con apoyo de un grupo de compositores entre los cuales figuraba el propio Moncayo.

Gómez Poulat defiende que no tenían noticia de que tenían que ejecutar con originales y no con copias.

Pero la OFJ no fue la única que incurrió en la falta durante el FIC. La Sinfónica del Estado de México interpretó el Huapango como encore en su concierto del 3 de octubre en el Teatro Juárez. Cuando ocurre eso, explica el subdirector operativo de la orquesta, Joaquín Rosales, se notifica a EMM para proceder al pago. Cuando la obra está programada en la temporada, se paga con antelación.

En el FIC utilizaron fotocopias. "Eso no debería ser", admite Rosales.

Explica que las editoras fuera de México sugieren que, si se llegan a sacar copias para hacer anotaciones y no maltratar las partituras originales, deben ser destruidas.

El Huapango es la obra más solicitada del catálogo de EMM y también la más pirateada, según la gerente. Estima que, por cada ejecución legal, se toca diez veces sin cubrir el pago correspondiente, afectando a los herederos del compositor jalisciense.

Compañías grandes como Peer Music, que representa a Moncayo en Estados Unidos, poseen una división encargada de procurar que eso no ocurra. Allá es imposible tocar una partitura sin rentarla, dice Rodrigo Sierra Moncayo, nieto del compositor.

"En México sí nos hemos hecho un poquito, y malamente, a la manera de tocar la música sin rentarla", dice el director de orquesta, quien se ha atrevido a preguntar a sus colegas, cuando ve programada una obra de su abuelo, si han cubierto los derechos. "Muchas veces no saben que estas obras en el tabulador de EMM son muy accesibles".

En el caso de EMM, la vigilancia recae en una sola persona: su gerente.

El FIC explicó que a cada artista se pide autorización para retransmitir sin fines de lucro en la televisión pública, autorización que el festival obtuvo de la OFJ. Y a cada agrupación, aclara, corresponde estar al día con los derechos de las obras a ejecutar.

EMM reitera que no fue avisada.

"La editorial está a punto de desaparecer", lamenta Gálvez. "Estamos organizando y tratando de proteger el acervo de la música mexicana".
Hora de publicación: 00:00 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

Más de Música

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS