Más de OPINIÓN
Recibe en tu email las próximas
columnas de Lázaro Azar
1 mes
2 meses
3 meses

Off-Blanquito

Ante la exigua cartelera operística de Bellas Artes, otras entidades salen al quite...

SOTTO VOCE / Lázaro Azar


Conste: fue tras apreciar ciertos paralelismos y no porque recién celebramos el Día Internacional del Teatro, que esta columna salió con cierto tono "teatrero aunque, ¿qué es la Ópera, si no la máxima expresión del Arte Teatral?

Dicen los que saben, que, "el mejor teatro, no es aquél que acarrea miles de turistas ante las exitosas producciones de magno presupuesto que se presentan en Broadway, sino aquél mucho más íntimo y arriesgado, que convoca a públicos más exigentes y conocedores en circuitos alternos, también muy establecidos... off-Broadway.

Algo parecido ocurre con nuestra oferta operística, salvo por el hecho de que con un presupuesto cada vez menor, ejercido de manera por demás dudosa y con resultados artísticos lamentables, la cada vez más exigua y predecible cartelera de la Ópera de Bellas Artes dista mucho del éxito que, en su ámbito, ha hecho de Broadway un referente anhelado.

No es lo mismo echarte el viaje para volver a ver Hello Dolly en una superproducción encabezada por Bette Midler, que a su edad todavía canta, baila y derrocha simpatía, que llegar al Blanquito a padecer la enésima reposición de una despostillada Bohème y sufrir los gallos de ramoncito porque se fue a Garibaldi la noche anterior y nunca ha tenido la menor gracia.

Ante la incapacidad de la mafiecita que ha hecho de la Ópera de Bellas Artes su chiquicoto de poder ¡que tan chiqui será, que tampoco "ha podido con la arbitrariedad sindical!, Jalisco y Sinaloa suelen brindar opciones off-Blanquito y hasta la oportunidad de disfrutar milagritos como el vivido el fin de semana pasado, cuando "la montaña vino hacia Mahoma.

Celebro que el Teatro de la Ciudad cobijara la premier local de Un tranvía llamado deseo de André Previn, considerado "el evento operístico del año por muchos seguidores del género y mantengo la grata impresión que reporté el 3 de febrero, tras su estreno nacional en Guadalajara. En esta ocasión se contó en el foso con la Orquesta Sinfónica del Instituto Politécnico Nacional, y aunque Dorian Wilson volvió para concertar la función del viernes 24, Enrique Radillo logró mejores resultados el domingo 26.

Gracias a la sonorización ambiental, ahora hasta a la mininiurka oímos, pero talento es talento y Enrique Ángeles e Irasema Terrazas volvieron a llevarse la función, ¡qué extraordinaria Blanche la suya! No faltó quien preguntara a Ragnar Conde por qué no se habían presentado "mejor en Bellas Artes. Creo que la respuesta, es obvia: capaz que si lo hacían, quedaba aún más clara la diferencia de niveles en aptitud, profesionalismo y calidad.

Afortunadamente, no son los únicos enarbolando dichas virtudes: este martes y miércoles presencié, en Culiacán, el espléndido montaje de Elíxir de amor que comandó Enrique Patrón de Rueda como arranque de la Temporada Primavera 2017 de la Sociedad Artística Sinaloense/Instituto Sinaloense de Cultura y corroboré la buena salud, visión y oficio de quien el INBA pretende relegar y dar por muerto.

Gocé escuchando por primera vez a Ana Capetillo (Adina) y deleitándome con el bello timbre de Mario Rojas (Nemorino) en esta puesta cuyo trazo firmó José Medina con ligereza y muy graciosos localismos. Daniel Noyola encarnó un desparpajado Dulcamara, el Belcore de Juan Carlos Heredia no le pedía nada a Mauricio Garcés, Angélica Mata brindó una Gianetta rozagante, jariosa y adorable y, nuevamente, la SAS se anotó un diez.

Ojalá y así como sus producciones teatrales han elevado los estándares en la escena capitalina, llegue el momento en que vengan a subirle el listón a quienes pretenden hacer ópera por estos lares.

 
azarboldo@prodigy.net.mx
 
 
 

Colaborador desde hace 10 años de Reforma. Su pasión es la buena música, "no es necesario que sea clásica ni popular". Estudió música y comunicación. Es presidente de la Unión Mexicana de Cronistas de Teatro y Música. También es productor discográfico; fundó el sello Clásicos Mexicanos, el cual recibió la primera nominacion para México de un Grammy Clásico, y es el único que ha tocado las tres sonatas de Brahms en Bellas Artes, en 1997.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS