Más de OPINIÓN
Recibe en tu email las próximas
columnas de Lázaro Azar
1 mes
2 meses
3 meses

Ni para sacudir sirvieron

SOTTO VOCE / Lázaro Azar


Pocas cosas hay más injustas que el atávico proceder con que periódicamente se mancilla la dignidad y entrega de los trabajadores de la Cultura contratados bajo el rubro del Capítulo 3000. ¿Se imagina Usted a nuestros "Honorables" disfuncionarios mendigando que se les retribuya por su trabajo? Yo tampoco. Será porque de muy pocos podemos decir que se les ha visto trabajando.

No me extraña ni me es ajena la justa alharaca que se armó estos días pidiendo solución a su problema. Yo también doy fe de lo mal que ha funcionado este sexenio en cuestión de pagos: es la hora que no solventan los tres cacahuates que me ofrecieron por una serie de charlas que impartí en la Fonoteca. La primera, en septiembre de 2014.

Tras organizar una gira de la Compañía Nacional de Teatro, que le aseguraron no costaría más que el hospedaje y el transporte, sin advertirle los costos adicionales de cuotas sindicales y demás gracias que, realmente, son las que encarecen la posibilidad de sacar a orear a nuestras no tan honrosas Compañías Nacionales, un funcionario estatal afirmó sobre sus pares federales que "no hay manera de no salir perdiendo con ellos".

Recuerdo que, allá por el 2004, el entonces director de la Ópera de Bellas Artes, Raúl Falcó, pretendió venderles una puesta de La serva padrona a los Estados del circuito sur. Ante su propuesta y tras comentarlo entre ellos, le hicieron saber que su ofrecimiento era "un verdadero asalto en despoblado" y resolvieron producir una digna y memorable puesta de L'elisir d'amore cuya primera función atestigüé en el Teatro Peón Contreras. En total, costó lo que les pedían por cada función.

No son pocos los Estados que se han percatado de cuán escasamente redituable resulta ceder ante las cuestionables ofertas que procura la Secretaría de Cultura a través del INBA y han tenido la lucidez de optar por colaborar con agrupaciones como Escenia Ensamble AC, que -si bien es apoyada por el FONCA a través de "México en escena"- se adecúan a la infraestructura local y les brindan un paquete de primerísimo nivel sin costos adicionales en letra chiquita.

La semana pasada presencié un loable ejemplo en el Teatro de los Héroes, de Chihuahua, donde bajo la puntual y cuidadosa batuta de Armando Pesqueira, la Filarmónica del Estado se fusionó impecablemente con el montaje operístico de Un tranvía llamado Deseo que había disfrutado previamente en Guadalajara y la Ciudad de México.

Si algo puedo decir de esta reposición, es que el trazo marcado por Ragnar Conde fluye inmejorablemente en cada uno de los integrantes de este proyecto. No concibo una mejor Blanche que Irasema Terrazas, dramáticamente supera por mucho a la Fleming y, felizmente, el punto débil, que era el personaje de Stella, ha sido encomendado a una nueva soprano que sí canta: Chelsea Hollow. Enrique Ángeles es un formidable Stanley y la inédita ovación tras que Rogelio Marín (Mitch) entonó I'm not a boy... implica que ¡algo están haciendo muy bien!

Mi reconocimiento aplica tanto para quienes vimos dar todo en el escenario, como para los encargados de la cultura local que, en lugar de apostar por otro taquillazo como Carmen o Traviata, se arriesgaron por un título novedoso y nada convencional como este. Chapeau!

Mientras tanto, aquí todavía no se levanta el telón, nos siguen quedando a deber y ni porque hoy es Sábado de Gloria le han dado una enjuagadita a las estatuas de la fachada del Blanquito; de las que enmarcan el escenario del Esperanza Iris ¡ni hablar!

Pareciera que tiene un siglo que no les pasan ni un trapito. ¿Pues qué tanto harán nuestras servidoras públicas, que ni para sacudir sirvieron?

 
azarboldo@prodigy.net.mx
 
 
 
 

Crítico musical, pianista, conferencista, asesor cultural y productor discográfico de numerosas grabaciones, entre las que destacan las integrales de Juventino Rosas y José Pablo Moncayo. Columnista de REFORMA desde 1998, preside la Unión Mexicana de Cronistas de Teatro y Música desde 2002, es Curador Artístico del Festival Internacional de Piano "En Blanco y Negro" del Cenart desde 2015 y colabora con diversos medios especializados en México y el extranjero.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS