Recibe en tu email las próximas
columnas de Genaro Lozano
1 mes
2 meses
3 meses

Transfeminicidios

Genaro Lozano


Cinco meses después de la fiesta en Los Pinos por la apertura sin precedentes del presidente de México a la diversidad sexual, viene la resaca. De septiembre a octubre, apenas en un mes, el odio ha matado a 10 mujeres transexuales y herido brutalmente a una.

De acuerdo con información de los activistas Jazziel Bustamante y Carlos López, las 11 agresiones a mujeres transexuales ocurrieron así. La primera fue el pasado 6 de septiembre, en Veracruz, donde una joven trans de unos 25 años fue torturada antes de ser asfixiada. El segundo crimen se registró en Xicotepec, Puebla, el 13 de septiembre. Ahí una persona de 32 años fue asesinada con arma de fuego. El tercer caso se registró el 29 de septiembre en Tijuana, donde una mujer trans, de unos 35 años, fue torturada, sus pies fueron atados con cables y sus manos con un cinturón y fue asesinada. El cuarto crimen aconteció el 30 de septiembre, aquí en Ciudad de México, la autodenominada "ciudad friendly", donde Paola recibió dos disparos con arma de fuego de su atacante. Paola tenía 25 años, era originaria de Campeche, y su atacante quedó en libertad. Un quinto crimen ocurrió el 1o. de octubre en Cancún, donde B., una trabajadora sexual de 28 años, fue baleada en un camino de terracería. Hoy se reporta como estable. El sexto caso ocurrió en Comitán, Chiapas. Ahí Itzel Durán, de 19 años, fue atacada con arma blanca por dos sujetos. Un séptimo crimen ocurrió en Pénjamo, Guanajuato, donde la trabajadora sexual Ariel Armas Carvajal, de 35 años y originaria de Michoacán, fue asesinada con arma de fuego. Le dieron 4 tiros el 10 de octubre pasado. El octavo ataque fue el 11 de octubre en Chihuahua. Cheva Guerrero, de 55 años, fue atacada con arma de fuego. Un noveno crimen aconteció nuevamente en Ciudad de México, el pasado 12 octubre, cuando la activista y trabajadora sexual Alessa Flores, originaria de Tabasco y de 25 años, fue asfixiada en un hotel. El décimo caso se presentó el 14 de octubre en Valle de Chalco, Estado de México. Una chica trans de identidad desconocida fue atacada con una piedra, le destrozaron la cabeza, y algunos medios reportaron el "asesinato de una vestida". El onceavo ataque se registró el 16 de octubre a plena luz del día en un tianguis en Acapulco, donde una mujer trans fue atacada con arma de fuego. Le dispararon en seis ocasiones.

Unas cuantas semanas después de que grupos patrocinados por la iglesia católica, el PAN, el Partido Encuentro Social y grupos de empresarios sacaran a miles de personas a las calles a defender un solo tipo de familia y a decirnos que los derechos LGBT no deben ser protegidos en México, la transfobia se disparó en el país y ante los asesinatos de personas trans, ni Norberto Rivera, ni los líderes del autodenominado Frente Nacional por la Familia, ni la diputada panista Cecilia Romero han ofrecido una sola plegaria o un solo perdón.

Once casos en un mes. México ya era el segundo país en el mundo con más asesinatos de personas transexuales. Nos superaba Brasil. Con estos casos ocupamos el primer lugar. Este repunte en crímenes de odio por transfobia ocurre a cinco meses de que el presidente Peña Nieto presentara un paquete de propuestas que incluye el acceso al matrimonio sin discriminación y el reconocimiento de la identidad de género, entre otros temas.

Hoy la iniciativa parece abandonada por la presión del Frente Nacional y porque no hay un solo legislador del PRI que la impulse. Solo Morena, en Cámara de Diputados, y PRD, en el Senado, promueven iniciativas similares a la de Peña. El PRI ha dejado solo al Presidente y esa irresponsabilidad, sumada al odio del Frente, abrieron el camino para el repunte de la transfobia. Diez brutales asesinatos y una agresión, cuyos autores intelectuales son la irresponsabilidad política, los mensajes de odio y el abandono a nuestras compañeras trans.

@genarolozano

Politólogo por The New School for Social Research e Internacionalista por el ITAM. Profesor en la UIA desde el 2007 y en el ITAM (2005-2012). Coautor de varios libros académicos como Same Sex Marriage in Latin America: Promise and Resistance, La política exterior de México y ¿Qué es Estados Unidos? Analista político en CNN y el IMER. Conductor del programa Sin Filtro, en Televisa. Fue Subdirector de la Revista Foreign Affairs Latinoamérica.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS

Transfeminicidios

Genaro Lozano


Cinco meses después de la fiesta en Los Pinos por la apertura sin precedentes del presidente de México a la diversidad sexual, viene la resaca. De septiembre a octubre, apenas en un mes, el odio ha matado a 10 mujeres transexuales y herido brutalmente a una.

De acuerdo con información de los activistas Jazziel Bustamante y Carlos López, las 11 agresiones a mujeres transexuales ocurrieron

así. La primera fue el pasado 6 de septiembre, en Veracruz, donde una joven trans de unos 25 años fue torturada antes de ser asfixiada. El segundo crimen se registró en Xicotepec, Puebla, el 13 de septiembre. Ahí una persona de 32 años fue asesinada con arma de fuego. El tercer caso se registró el 29 de septiembre en Tijuana, donde una mujer trans, de unos 35 años, fue torturada, sus pies fueron atados con cables y sus manos con un cinturón y fue asesinada. El cuarto crimen aconteció el 30 de septiembre, aquí en Ciudad de México, la autodenominada "ciudad friendly", donde Paola recibió dos disparos con arma de fuego de su atacante. Paola tenía 25 años, era originaria de Campeche, y su atacante quedó en libertad. Un quinto crimen ocurrió el 1o. de octubre en Cancún, donde B., una trabajadora sexual de 28 años, fue baleada en un camino de terracería. Hoy se reporta como estable. El sexto caso ocurrió en Comitán, Chiapas. Ahí Itzel Durán, de 19 años, fue atacada con arma blanca por dos sujetos. Un séptimo crimen ocurrió en Pénjamo, Guanajuato, donde la trabajadora sexual Ariel Armas Carvajal, de 35 años y originaria de Michoacán, fue asesinada con arma de fuego. Le dieron 4 tiros el 10 de octubre pasado. El octavo ataque fue el 11 de octubre en Chihuahua. Cheva Guerrero, de 55 años, fue atacada con arma de fuego. Un noveno crimen aconteció nuevamente en Ciudad de México, el pasado 12 octubre, cuando la activista y trabajadora sexual Alessa Flores, originaria de Tabasco y de 25 años, fue asfixiada en un hotel. El décimo caso se presentó el 14 de octubre en Valle de Chalco, Estado de México. Una chica trans de identidad desconocida fue atacada con una piedra, le destrozaron la cabeza, y algunos medios reportaron el "asesinato de una vestida". El onceavo ataque se registró el 16 de octubre a plena luz del día en un tianguis en Acapulco, donde una mujer trans fue atacada con arma de fuego. Le dispararon en seis ocasiones.

Unas cuantas semanas después de que grupos patrocinados por la iglesia católica, el PAN, el Partido Encuentro Social y grupos de empresarios sacaran a miles de personas a las calles a defender un solo tipo de familia y a decirnos que los derechos LGBT no deben ser protegidos en México, la transfobia se disparó en el país y ante los asesinatos de personas trans, ni Norberto Rivera, ni los líderes del autodenominado Frente Nacional por la Familia, ni la diputada panista Cecilia Romero han ofrecido una sola plegaria o un solo perdón.

Once casos en un mes. México ya era el segundo país en el mundo con más asesinatos de personas transexuales. Nos superaba Brasil. Con estos casos ocupamos el primer lugar. Este repunte en crímenes de odio por transfobia ocurre a cinco meses de que el presidente Peña Nieto presentara un paquete de propuestas que incluye el acceso al matrimonio sin discriminación y el reconocimiento de la identidad de género, entre otros temas.

Hoy la iniciativa parece abandonada por la presión del Frente Nacional y porque no hay un solo legislador del PRI que la impulse. Solo Morena, en Cámara de Diputados, y PRD, en el Senado, promueven iniciativas similares a la de Peña. El PRI ha dejado solo al Presidente y esa irresponsabilidad, sumada al odio del Frente, abrieron el camino para el repunte de la transfobia. Diez brutales asesinatos y una agresión, cuyos autores intelectuales son la irresponsabilidad política, los mensajes de odio y el abandono a nuestras compañeras trans.

@genarolozano