¡Nada que debatir!

SOBREAVISO / René Delgado


Aun cuando, en el discurso, los políticos empoderados o encandilados del tricolor invocan y convocan a debatir los problemas o el porvenir de la nación, bajo la dermis, ruegan no hacerlo.

Los aterra debatir ante los contrincantes y el electorado. Deliberar los obligaría a reconocer la...