Más de Reforma
Apuntan diputados de Morena hacia el INE
Atribuye CFE a vandalismo apagón en QR
Toman normalistas de Ayotzinapa caseta en Autopista del Sol
Restablecen 91.3% de servicio tras tormenta 'Dolores'
Manda AMLO felicitación a padres en su día
El cantante Wisin y su esposa esperan a su cuarto hijo
Finaliza O'Ward noveno en Road America
Reportan apagón en Playa del Carmen, QR
Abaten policías a 4 criminales en Reynosa
Sube Checo al podio en Francia; gana Verstappen
Exige AN renuncia o destitución de Ebrard por L-12
Presentan por segundo día examen para bachillerato
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Internacional?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

Batallan millones por comida en EU

  • Los bancos de Feeding America han repartido 4 mil 200 millones de comidas de marzo a octubre en EU. Foto: AP
AP
La pandemia de Covid-19 azotó Estados Unidos justo cuando Aaron Crawford estaba en un momento de crisis, sin trabajo y con su esposa, a quien se le recortaron sus horas laborales y su pago, en necesidad de ser operada.

No tenían ahorros y sus deudas comenzaron a crecer. ¿Y si se quedaban sin comida?, pensaban. La pareja tiene dos hijos, uno de 5 y otro de 10 años, y las cajas de macarrones con queso de un dólar cada una no podían ser para siempre.

Crawford, un veterinario de la Marina de 37 años, se veía a sí mismo como autosuficiente. Verse en la necesidad de pedir comida le incomodaba.

"Sentí que era un fracaso", contó. "Es todo este estigma... esta mentalidad de que eres un tipo que no puede mantener a su familia, que eres un vago".

El hambre es una dura realidad al interior del país más rico del mundo. Incluso en tiempos de prosperidad, las escuelas reparten millones de comidas calientes al día a los niños, y los estadounidenses ancianos desesperados a veces se ven obligados a elegir entre medicinas y alimentos.

Actualmente, entre la pandemia, la pérdida de empleos y los cierres de empresas, millones de personas en EU han comenzado a preocuparse por los refrigeradores y las alacenas vacías. En este contexto, los bancos de alimentos han incrementado su capacidad de repartición de alimentos y un análisis realizado por The Associated Press encontró un notorio aumento en la distribución de comida por parte de este tipo de lugares a comparación con el año pasado.

En medio de este escenario -al que muchos han catalogado como la peor crisis desde al Gran Recesión de 2007-2009-, algunas personas se saltan dichas comidas a fin de dárselas a sus hijos, y otras únicamente logran tener acceso a alimentos baratos carentes de nutrientes.

La despensa de alimentos que se entrega en algunos vecindarios marginales de la nación, la mayoría a través de organizaciones sin fines de lucro, es lo que alivia la necesidad de muchos estadounidenses. Cada día se mueven toneladas de alimentos desde los descartes de las tiendas de comestibles y los folletos del Gobierno hasta los centros de distribución de almacenes y, posteriormente, a los suburbios.

Aaron Crawford y su familia han acudido, en Minnesota, a los Centros de Recursos y Estantes de Comida para la Familia, redes conformadas por una organización sin fines de lucro. Además, en ocasiones, han recibido cajas mensuales de productos frescos, lácteos, delicatessen y carne, entre otros, suficientes para llevar dos carritos de comestibles. En caso de que eso se agote, la familia puede obtener un paquete de emergencia para el resto del mes.

Sheyla, la pareja de Aaron, fue quien insistió en que buscaran ayuda. Aunque su esposo señaló que al principio se sentía apenado de acudir al estante de alimentos, debido a que le preocupaba encontrarse a alguien conocido, ahora su perspectiva cambió.

"No me convirtió en un mal hombre ni en un marido o padre terrible", dijo. "Al contrario, en realidad estaba haciendo algo para asegurarme de que mi esposa y mis hijos tuvieran algo de comer".

En distintos momentos de la historia se ha agudizado en EU la lucha contra el hambre. Quizás la etapa más representativa de esto se presentó durante la Gran Depresión, cuando se veía a personas paradas en largas filas para recibir pan, o acurrucadas con abrigos largos, sombreros de fieltro y con los ojos inyectados en miedo.

Ahora, el retrato del hambre incluye imágenes de enormes atascos de tránsito en torno a hileras para recibir -después de horas de avance lento- cajas o bolsas con comida. Desde Anaheim, California, hasta San Antonio, Texas, Toledo, Ohio, Orlando y Florida, miles de vehículos con personas hambrientas han hecho filas de kilómetros, y, en la ciudad de Nueva York, la gente ha esperado en colas que han dado vuelta a manzanas enteras.

Los bancos de alimentos sintieron la presión casi de inmediato.

Feeding America, la organización contra el hambre más grande del país, luchó para mantenerse al día mientras los estados, y muchas escuelas que ofrecían desayunos y almuerzos, comenzaron a implementar cierres generalizados.

A finales de marzo, el 20% de los 200 bancos de alimentos pertenecientes a la organización estaban al borde del colapso. Se trató, en resumen, de un problema de oferta y demanda. Feeding America nunca había repartido tanta comida tan rápido: 4 mil 200 millones de comidas de marzo a octubre.

La organización ha notificado, a través de un informe, un aumento promedio del 60% en los asistentes a los bancos de comida desde el inicio de la contingencia sanitaria. Según sus datos, aproximadamente 4 de cada 10 asistentes son nuevos.

Un análisis de AP sobre los registros de 181 bancos de Feeding America encontró que la organización ha distribuido casi un 57% más de alimentos durante en tercer trimestre del 2020 en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Feeding America ha proyectado que las personas en condición de hambre en EU aumentarán a 1 de cada 6 individuos, de 35 millones en 2019 a más de 50 millones para fines de este año. Además, de acuerdo con el grupo, las consecuencias serán aún más graves pata los niños, ya que se estima que 1 de cada 4 enfrentará esa situación.

Algunas entidades, como Nevada, se han visto particularmente afectadas, debido a que sus principales fuentes de ingresos provienen del sector turístico. Igualmente, Feeding America indicó que en estados como Mississippi, Arkansas, Alabama y Louisiana se espera que más de 1 de cada 5 residentes sufra inseguridad alimentaria a principios de 2021.
Hora de publicación: 18:19 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

Más de Sociedad

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS