Más de Reforma
Vigila Semar cruces en Río Suchiate
Se quedan a oscuras Argentina y Uruguay por falla
Acuden guatemaltecos a elección presidencial
Es Sarri nuevo DT de la Juventus
Eterniza EU citas de asilo
Disputan dos cárteles agua en Cuernavaca
Prevé NL ola migrante... y no tiene plan
Alertan por polución de gasolina y etanol
Adeudan a ISSSTE $55 mil millones
Critican licitación de medicamentos
Superan feminicidios cifras oficiales
Brotan anomalías en sistema de agua
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Vida?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

Cultiva kung fu vejez saludable

  • La disciplina combina las técnicas de pelea con el cultivo de la salud. Foto: Especial


Israel Sánchez
La clave de una vida larga y saludable se esconde en la práctica de las artes marciales.

Mas no en ésas cuyos combates convocan a miles de espectadores cada fin de semana, sino en el antiguo estilo del kung fu, proveniente de la región china de Wudang, asegura Wang Xing Qing, o Wang Shifu, destacado heredero del linaje Longmen Pai, fundado hace más de 800 años.

La disciplina combina las técnicas de pelea con el cultivo de la salud.

"El kung fu de Wudang es considerado el kung fu interno y tiene muchas prácticas para la salud. Es el cultivo de la salud para la longevidad", cuenta Wang Shifu en entrevista.

Detalla que el estilo de Wudang proviene del taoísmo y, por lo tanto, se trata de aplicar al movimiento a su práctica.

En la religión y filosofía taoísta, atribuida a la escuela del pensador Lao Tse, la longevidad y la calidad de vida son una meta importante, lo que ha nutrido al kung fu de la montaña de Wudang con prácticas distintas a las del Muay Thai, el Jiu Jitzu o incluso la tradición Shaolin.

"Nuestras prácticas son diferentes en cuanto que nosotros buscamos ser suaves, fluidos, flexibles, relajados. Tratamos de generar velocidad y fuerza a partir de la relajación y de la suavidad. (También es) explosivo, pero todo el tiempo suave", detalla.

Wang Shifu comenzó a practicar la disciplina a los 8 años de la mano del monje taoísta y médico Jia He Xuan, a quien de día ayudaba a preparar medicinas, recoger plantas y asistía mientras curaba gente, y por la noche entrenaban.

En ese momento, la Revolución Cultural prohibió todo lo que estuviera relacionado al kung fu o al taoísmo.

Hacia la década de los 80, la situación mejoró, se restituyó la enseñanza en los templos e incluso se mandó gente a buscar por toda China a los antiguos maestros.

Wang pudo continuar abiertamente su formación con diferentes shifus y, eventualmente, convertirse en uno. Inauguró su escuela en 1999.

Ahora Wang cuenta con 20 discípulos en países como Alemania, Francia, Rusia, Tailandia, Suiza y México, a donde vino por primera vez durante la primavera de 2017.

En esa ocasión, mientras paseaba por el Zócalo, le sorprendió el problema de obesidad y sobrepeso entre la población.

"Para los mexicanos sería muy importante practicar este estilo de kung fu para solucionar estos problemas: la obesidad, la hipertensión, la diabetes y todos los problemas relacionados", resalta el maestro.

En esa primera visita, logró reunir a cerca de 7 mil personas en una clase abierta en el Monumento a la Revolución, por lo que considera que en México, donde incluso hay una selección nacional de kung fu, existe una gran apertura a esta práctica.

Además, al estar basado en prácticas suaves, fluidas y relajadas, el estilo de Wudang es un arte marcial que puede ser practicado por cualquiera, desde niños pequeños hasta personas de la tercera edad o con alguna discapacidad, sostiene.

"Mi pensamiento es muy simple: yo quiero que este kung fu y estas ideas taoístas se esparzan por el mundo. Es mi misión de vida, para ayudar a las personas a estar sanas, estar felices.

"Si las personas están sanas están felices, y si están felices hay armonía, y en nuestros países todo irá mejor", concluye el maestro.

Leonel Pedraza, discípulo de Wang y director en Wudang Longmen Kung Fu México (Tehuantepec 257, Colonia Roma Sur), única escuela en el País y en toda Latinoamérica que enseña este estilo destaca que como parte de esta disciplina practican muchos ejercicios de meditación

"Muchos ejercicios de Chi Kung, que son ejercicios de respiración -pueden ser en movimiento o estáticos- y que están relacionados con toda la filosofía taoísta, con la medicina tradicional china", detalla.

Fuerza y reflexión

El kung fu Wudang:

*Incluye técnicas de defensa personal tanto en manos libres como con armas.

*Prioriza la preservación de la salud y la meditación.

*La relajación es la base para crear velocidad y fuerza.

*Combina la respiración controlada y el manejo consiente de la energía.

*Sus beneficios incluyen la generación de fuerza, resistencia, agilidad y elasticidad, así como concentración y coordinación.


Hora de publicación: 00:00 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

Más de Espiritualidad

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS




En Portada
Vigila Semar cruces en Río Suchiate
Se quedan a oscuras Argentina y Uruguay por falla
Acuden guatemaltecos a elección presidencial
Es Sarri nuevo DT de la Juventus
Eterniza EU citas de asilo
Disputan dos cárteles agua en Cuernavaca
Prevé NL ola migrante... y no tiene plan
Alertan por polución de gasolina y etanol

Cultiva kung fu vejez saludable

Israel Sánchez
(19 mayo 2019).-
  • La disciplina combina las técnicas de pelea con el cultivo de la salud. Foto: Especial

La clave de una vida larga y saludable se esconde en la práctica de las artes marciales.

Mas no en ésas cuyos combates convocan a miles de espectadores cada fin de semana, sino en el antiguo estilo del kung fu, proveniente de la región china de Wudang, asegura Wang Xing Qing, o Wang Shifu, destacado heredero del linaje Longmen Pai, fundado hace más de 800 años.


La disciplina combina las técnicas de pelea con el cultivo de la salud.

"El kung fu de Wudang es considerado el kung fu interno y tiene muchas prácticas para la salud. Es el cultivo de la salud para la longevidad", cuenta Wang Shifu en entrevista.

Detalla que el estilo de Wudang proviene del taoísmo y, por lo tanto, se trata de aplicar al movimiento a su práctica.

En la religión y filosofía taoísta, atribuida a la escuela del pensador Lao Tse, la longevidad y la calidad de vida son una meta importante, lo que ha nutrido al kung fu de la montaña de Wudang con prácticas distintas a las del Muay Thai, el Jiu Jitzu o incluso la tradición Shaolin.

"Nuestras prácticas son diferentes en cuanto que nosotros buscamos ser suaves, fluidos, flexibles, relajados. Tratamos de generar velocidad y fuerza a partir de la relajación y de la suavidad. (También es) explosivo, pero todo el tiempo suave", detalla.

Wang Shifu comenzó a practicar la disciplina a los 8 años de la mano del monje taoísta y médico Jia He Xuan, a quien de día ayudaba a preparar medicinas, recoger plantas y asistía mientras curaba gente, y por la noche entrenaban.

En ese momento, la Revolución Cultural prohibió todo lo que estuviera relacionado al kung fu o al taoísmo.

Hacia la década de los 80, la situación mejoró, se restituyó la enseñanza en los templos e incluso se mandó gente a buscar por toda China a los antiguos maestros.

Wang pudo continuar abiertamente su formación con diferentes shifus y, eventualmente, convertirse en uno. Inauguró su escuela en 1999.

Ahora Wang cuenta con 20 discípulos en países como Alemania, Francia, Rusia, Tailandia, Suiza y México, a donde vino por primera vez durante la primavera de 2017.

En esa ocasión, mientras paseaba por el Zócalo, le sorprendió el problema de obesidad y sobrepeso entre la población.

"Para los mexicanos sería muy importante practicar este estilo de kung fu para solucionar estos problemas: la obesidad, la hipertensión, la diabetes y todos los problemas relacionados", resalta el maestro.

En esa primera visita, logró reunir a cerca de 7 mil personas en una clase abierta en el Monumento a la Revolución, por lo que considera que en México, donde incluso hay una selección nacional de kung fu, existe una gran apertura a esta práctica.

Además, al estar basado en prácticas suaves, fluidas y relajadas, el estilo de Wudang es un arte marcial que puede ser practicado por cualquiera, desde niños pequeños hasta personas de la tercera edad o con alguna discapacidad, sostiene.

"Mi pensamiento es muy simple: yo quiero que este kung fu y estas ideas taoístas se esparzan por el mundo. Es mi misión de vida, para ayudar a las personas a estar sanas, estar felices.

"Si las personas están sanas están felices, y si están felices hay armonía, y en nuestros países todo irá mejor", concluye el maestro.

Leonel Pedraza, discípulo de Wang y director en Wudang Longmen Kung Fu México (Tehuantepec 257, Colonia Roma Sur), única escuela en el País y en toda Latinoamérica que enseña este estilo destaca que como parte de esta disciplina practican muchos ejercicios de meditación

"Muchos ejercicios de Chi Kung, que son ejercicios de respiración -pueden ser en movimiento o estáticos- y que están relacionados con toda la filosofía taoísta, con la medicina tradicional china", detalla.

Fuerza y reflexión

El kung fu Wudang:

*Incluye técnicas de defensa personal tanto en manos libres como con armas.

*Prioriza la preservación de la salud y la meditación.

*La relajación es la base para crear velocidad y fuerza.

*Combina la respiración controlada y el manejo consiente de la energía.

*Sus beneficios incluyen la generación de fuerza, resistencia, agilidad y elasticidad, así como concentración y coordinación.



Hora de publicación: 00:00 hrs.

Notas Relacionadas