¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Cultura?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

Curan 'heridas' desde el teatro

ico_clock
05 min 00 seg
Israel Sánchez
Mientras huía de su natal Guamanga a causa de la violencia, la campesina colombiana Ceferina Banquez encontró en el canto una vía para desahogar el sufrimiento.

"En medio del desplazamiento, empieza a cantar para sobrevivir, para soportar la vida en medio de eso", dice en entrevista la creadora escénica Sandra Milena Gómez, segura de que el arte puede salvar al transformar el dolor.

"Lo transforma, lo muta, lo deja en otro lugar de la memoria que sí se debe de establecer y sí se debe mantener, pero no arraigado todo el tiempo en lo doloroso y en lo trágico, sino que transmuta para poder seguir adelante, para poder seguir reconstruyendo sus comunidades. Para poder seguir viviendo".

Esta capacidad del arte para transformar las vivencias, con el testimonio de Banquez -maestra del bullerengue- como uno de los hilos conductores, guía la puesta en escena Malevolance, Diferentes formas de salvarse a sí mismo, que estrenará temporada, con coreografía y dirección de Gómez, a partir de este viernes en el Teatro María Tereza Montoya.

Una propuesta multidisciplinaria que entreteje la danza contemporánea con gestos de bailes tradicionales colombianos, teatro, música e imágenes del documental Cantadoras, Memorias de vida y muerte en Colombia, de María Fernanda Carrillo.

A partir de todo ello, la compañía Udâna, Plataforma de Creación Escénica busca transmitir la resistencia de las mujeres en medio del conflicto armado y el desplazamiento forzado tanto en Colombia como en México.

"La línea central es ver casos de mujeres que, a partir del arte, de los cantos, la música, de tejer, de escribir poemas, han hecho frente a lo que ha significado el desplazamiento en sus vidas y el conflicto armado", reitera Gómez sobre la pieza, para cuya realización llevaron a cabo una investigación teórica de la mano de sociólogos e historiadoras.

La propia creadora colombiana, quien radica en México desde hace 12 años, comenzó esta exploración a fines de 2016 en el Centro Nacional de Memoria Histórica, en su país, movida por el fuerte dolor que le causó el triunfo del "No" en el plebiscito para los acuerdos de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"¿Cómo es posible que seamos tan poco empáticos con la gente que realmente está viviendo el conflicto armado?", se cuestionó entonces. "Porque la mayoría de votos por el 'No' (al acuerdo) provino de gente de las grandes ciudades, que justamente hoy en día es la que está viviendo el conflicto".

Aunado a esto, una carta que su padre le envió enfatizando la necesidad de la paz y el perdón terminó por sembrar en Gómez la semilla de lo que sería Malevolance, estrenada en 2017 en el Foro la Gruta del Centro Cultural Helénico, nutrida con varias de las historias que la creadora documentó.

"Empiezo a hacer una investigación ahí y me encuentro con que me llama mucho la atención, por un lado, las formas en que las mujeres han hecho su resistencia ante el conflicto armado y el desplazamiento", reitera. "Empezamos a buscar, buscar, buscar, y elegimos algunos de esos muchos casos, sobre todo los que se me agarraban del alma de alguna manera. Esos que, al leerlos o al escucharlos, decía yo: "Esto es muy tremendo y al mismo tiempo muy bello'".

La historia de Banquez es tan sólo una en la puesta, donde también están las de los miembros de la compañía, como una iluminadora cuya familia es desplazada de Michoacán, o el propio testimonio migrante de Gómez y la forma en que vivió el conflicto los 28 años que radicó en Colombia.

"Cuando escuchaba de las masacres y todas esas cosas, las noticias siempre muestran a uno lo más horroroso; las puras cifras (de muertos), pero no la humanidad.

"Por ejemplo, casos que yo había escuchado sobre cierta masacre en tal pueblo, pero no había escuchado lo que hacía la gente para rescatarse a sí mismos, para sobrevivir en medio de eso, y que son testimonios muy bellos", expone.

Luego de itinerar por Oaxaca y Torreón, Malevolance, proyecto beneficiado por el extinto Fonca, hoy Sistema de Apoyos a la Creación y Proyectos Culturales, se presentará los viernes, sábados y domingos en el recinto de Eje Central 912, Colonia Periodista, hasta el 24 de julio.

Posteriormente ofrecerán tres funciones virtuales, cuyos detalles se pueden encontrar en las redes sociales de la compañía; @udanaplatform, en Twitter, Facebook e Instagram.
'Hay que potenciar, no desaparecer'
Lo que a Gómez el ha parecido más doloroso de los recientes hechos de violencia en Colombia es que los artistas están siendo asesinados.

"Ya déjate de líderes sindicales, sino artistas; cualquier artista que esté haciendo cosas, diciendo cosas a través de su arte, lo están matando, y eso ya habla de una descomposición muy fuerte, muy terrible", lamenta la colombiana, para quien el arte es una valiosa herramienta de transformación, habitualmente ignorada por los gobiernos.

En particular, Gómez subraya que Colombia no ha sido un país donde el Gobierno le apueste al arte en ningún sentido. "Allá ser artista es, literal, morirse de hambre".

"Pero lo bello es que hay muchísimos artistas y muchísima gente haciendo cosas en la danza, en el teatro, en la música. La gente no se queda quieta a pesar que no hay apoyos, que no hay becas, que no hay Fonca, que no hay nada", dice la artista. "A pesar de todo eso, hay mucha gente haciendo arte, y eso me parece maravilloso. Es como la contracara, yo lo veo así. Como ese poder justamente del arte de ser por sí mismo".

Y aunque reconoce que en México hay condiciones más favorables para los creadores, sugiere reforzarlas e incluso apostar por más.

"Aquí creo que lo que debería potenciarse es todo lo que ya hay, porque aquí sí siento que hay muchísimo en cuanto a instituciones que apoyan el arte, y que en lugar de quitarlas deberían apoyarse mucho más y sacar más lugares donde se apoyara el arte. Nunca es mucho, nunca es demasiado para apoyar el arte.

"El arte, la salud y la educación, yo creo que son lo más importante para no llegar al punto en donde está Colombia ahorita, por ejemplo", opina. "En mi tiempo viviendo en Colombia, la mayoría del dinero del Estado se iba en alimentar la guerra, y yo creo que por eso hemos llegado hasta donde hemos llegado".
Hora de publicación: 21:00 hrs.
FOTOGALERIAS RELACIONADAS
GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS
GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS
Más de Teatro
UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS