¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Club?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

Karla Wheelock inspira a los jóvenes

  • Karla Wheelock dio una conferencia en línea a alumnos de nuevo ingreso del Tec de Monterrey. Foto: Especial
Lucía Martínez Pederzini

Mientras platicaba cómo había logrado llegar a la cumbre más alta del Monte Everest, Karla Wheelock iba intercalando una serie de herramientas que le ayudaron a lograr esta gran hazaña y que podían servirle a los alumnos de nuevo ingreso a superar los diferentes obstáculos de su carrera universitaria.

"La verdad es que yo me puse a soñar, yo quería dar la vuelta al mundo, conocer todos los continentes, subir montañas y mi mamá me dijo que sí soñara cosas grandes, pero que recordara que quien es fiel en lo poco es fiel en lo mucho", señaló Karla, quien actualmente dirige su propia fundación, "si cumples aquí y ahora con lo que te corresponde, con lo chiquito, algún día, cuando las grandes oportunidades se presenten, lo vas a poder cumplir".

La conferencia titulada "Resilencia y autoeficacia: factores clave para el éxito" formó parte de las actividades de bienvenida que el Tecnológico de Monterrey organizó para recibir a los 185 chicos que conforman la séptima generación Líderes del Mañana.

Este programa tiene como objetivo formar a jóvenes que necesitan ayuda financiera para seguir estudiando para que se conviertan en emprendedores con impacto social en el País.

Durante la charla, que se trasmitió vía Zoom, los chicos escucharon al historia de Karla, quien hablo con ellos de ciertos valores que considera necesarios para lograr el éxito, como la unidad, voluntad y transformación.

Aunque en 2005 se convirtió en la primera mujer latinoamericana en subir la cumbre más alta de cada continente, durante su conferencia se enfocó en un trayecto muy especial, cuando en 1998 intentó subir el Everest por primera vez y se quedó a 80 metros del pico debido al olvido de una cuerda que se necesitaba para alcanzar la cima.

"Ese día entendí que no exciten fracasos, taché del diccionario que tenía en casa la palabra y la cambié por aprendizaje", narró la originaria de Coahuila.

"Estaba tan enfocada en prepararme bien y en hacer lo que tenía que hacer, que se me olvidó voltear a mi alrededor y preguntarle a los demás que les tocaba y la montaña me dio una gran lección y me ayudó, como experta que es la naturaleza, a transformar ese fracaso en aprendizaje. Me enseñó que cuándo le preguntas al de al lado qué necesita, es porque seguramente está a tu lado para darte la información que a ti te hace falta".

Después de repasar las diferentes herramientas o claves que les podían ayudar a los alumnos de nuevo ingreso para subir sus propias montañas dentro de la universidad, Karla se despidió con una breve sesión de preguntas y respuestas.
Hora de publicación: 15:48 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS

Más de eventos