Recibe en tu email las próximas
columnas de F. Bartolomé
1 mes
2 meses
3 meses



en REFORMA

ico_clock
2 min 30 seg


¡QUÉ PRI-Mor! Más de un priista anda molesto con Alejandro Moreno, pues dicen que su dirigente nacional ya llevó el acercamiento con AMLO a niveles de franca sumisión. Cuentan que en estos días hubo una reunión de cuadros tricolores, y ahí el campechano les contó que ya tenía amarrado un acuerdo en lo oscurito (¿otro?) con el señor de Palacio Nacional.

¿Y CUÁL es el trato? Casi nada: que la bancada del PRI le aporte a Morena los votos que le hagan falta -para lo que se le ocurra- en la Cámara de Diputados. A cambio, tanto "Alito" Moreno como Carolina Viggiano seguirán al frente del partido, con la venia de la 4T, o lo que es lo mismo: si había algo que investigar, ya ni me acuerdo.

DE HECHO, otro de los beneficiados del primoroso pacto sería Rubén Moreira, quien tendrá que operar los botones en la bancada tricolor para que sus legisladores levanten el dedito al ritmo de los morenistas.

 

 
DESDE la barrida de Morena en la CDMX, se habla insistentemente de los cambios que vienen en el gabinete de Claudia Sheinbaum. Uno de los que más han sonado es Martí Batres, quien supuestamente llegaría a la Secretaría de Gobierno.

Y AUNQUE hasta ahora el senador no ha dicho ni pío al respecto de integrarse al equipo de Sheinbaum, llama la atención que en las últimas semanas ha intensificado -casuaaalmente- sus giras por la propia Ciudad de México. Con el pretexto de promover la consulta gansito (por no decir patito) del próximo 1 de agosto, Batres ha visitado varias alcaldías, especialmente las que ganó la oposición.

MÁS DE UNO se pregunta si está empapándose de los asuntos capitalinos para entrar al relevo de Alfonso Suárez del Real... o si está aprovechando la debilidad política de Sheinbaum para iniciar de una vez su campaña al 2024. ¿Qué será?, ¿qué será?

 

 
NO ES por amargarle el lunes a nadie, peeero al parecer en Estados Unidos no creen en eso de que con abrazos se va a acabar con el crimen organizado. Cosa de ver que desde que asumió Joe Biden, han venido a México desde la vicepresidenta Kamala Harris, hasta el jefe de la CIA y el secretario de Seguridad Interior. Y apenas la semana pasada estuvo el jefe del Comando Norte, quien se reunió con Luis Cresencio Sandoval, de Sedena; y Rafael Ojeda, de Marina.

SE TRATA ni más ni menos que del general Glen VanHerck, quien apenas en marzo pasado advirtió que en un 30 o 35 por ciento del territorio mexicano, quien gobierna son los cárteles del narcotráfico. Y resulta difícil de creer que en sólo cuatro meses haya cambiado de opinión.

 
 
 
 
 
 
 
 


FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS