Recibe en tu email las próximas
columnas de Andrés Clariond Rangel
1 mes
2 meses
3 meses

Tenochlandia



Andrés Clariond Rangel
en REFORMA

ico_clock
4 min


Alguien por favor adviértales a los encargados de los Premios Pulitzer que se deberían de dar la vuelta por la mañanera de AMLO. En ese grupo de periodistas abundan candidatos para su prestigiada presea.

La última aportación de ese nivel de periodismo -en realidad una propuesta de un reportero- tiene que ver con edificar un Disneylandia estilo Tenochtitlán en los terrenos del fallido NAIM. Un parque de diversiones mítico construido donde el ganso devoró a la serpiente conservadora.

Aprovechando el fuego amigo dentro de la 4T y esa manía de sus miembros por filtrar información confidencial, me di a la tarea de investigar sobre tal proyecto. Sin rascarle demasiado, un contacto cuatroteísta me confió la lista de ciertas atracciones del futuro Tenochlandia.

Las Tazas Locas. Ésta será una innovación a nivel mundial, al ser las primeras tazas que no requieren girar para marearte. El mismísimo Walt Disney se retorcerá en su gélida tumba del coraje por no haberlas inventado. Quien ingrese se sentará cómodamente en su lugar y verá 5 minutos de la mañanera de AMLO. Saldrá más mareado que si hubiera entrado a una licuadora.

It's a Small World. Un bello recorrido en un carrito en el que irás observando cómo los pueblos buenos de México conviven armoniosamente. El indio yaqui de Sonora con el zapoteco, un campesino que siembra aguacate en Michoacán con otro que recoge sorgo en Tamaulipas. Al final del tour habrá jaulas donde sufrirán por sus pecados los clasemedieros aspiracionistas que no valoraron los beneficios de ser pueblo.

El Innombrable. Sumérgete en esta terrorífica aventura que mantendrá tus pocos pelos de punta. Siente las caídas del error de diciembre y vive la devaluación de tu Peso bajo el efecto de cero gravedad. Invita a tu hermano incómodo a esta montaña rusa que promete grandes emociones con costo al erario.

El Tren de la Mina. Escuchando una audioguía de Napito Gómez Urrutia el visitante podrá apreciar las luchas del líder minero que no conoce las minas. Su vida austera en Canadá, su estrategia para no caer preso, su amor por el fuero, su pasado priista y su llegada a la protección de la 4T pasarán frente a los ojos de los paseantes en imágenes en 3D.

UIF Lightyear. Armado con una pistola supersónica capaz de detectar enriquecimientos ilícitos persigue a los bandidos incómodos. Deja ir a los amigos y a los cercanos, no le dispares a Bartlett, descabeza a los gobernadores y políticos enemigos del régimen. Termina el juego con el premio mayor: la cabeza de Felipe Calderón.

La Casa Embrujada. En el Disney de AMLO no puede faltar una casa de espantos, y no es para acomodar a tanto cadáver de su gabinete, sino para guardar a los espectros de la mafia en el poder. Adentrarse en los espacios reducidos de la casa y dar un salto cuando del sarcófago aparece Claudio "El Xampiro" González o verse rodeado por los intelectuales orgánicos convertidos en zombies babeando por chayote serán una de las experiencias más escalofriantes que el visitante pueda experimentar.

Mi fuente dentro de la 4T no me pudo dar más detalles del proyecto. Al parecer serán muchas más las atracciones con una diferencia enorme a las de Disney: éstas no tendrán tienda al finalizar el recorrido; un toque andresmanueliano que abona a su desprecio por el mercantilismo. Olvídate de retratarte con las botargas de Arturo Herrera y de Rocío Nahle o de comprar la figura del Presidente y el castillo de juguete con la forma del Palacio de Gobierno.

La planeación de Tenochlandia se encuentra temporalmente entrampada por la disyuntiva de quién se encargará de construir el monorriel que recorrerá el parque. Ebrard y Sheinbaum ya levantaron la mano, pero AMLO tiene algunas dudas. Tranquilizándolo, Marcelo le propone colocar una red metálica bajo la vía del tren para cacharlo si se cae.

También está pendiente un espectáculo de luces al estilo Chichén, aunque en lugar de ver a Quetzalcóatl bajar por la pirámide de Kukulkán, se podrá apreciar el perfil de Andrés Manuel.

Los mexicanos ya estábamos impresionados con las obras magnas de la 4T, ahora no lo podemos creer. AMLO no pasará a la historia como Madero o Juárez, pero sí como Walt Disney. A su parque sólo le falta un mausoleo para cuando muera y sea congelado.

 
 
 


Se graduó de la Licenciatura en Derecho por la Universidad de Monterrey y posteriormente estudió una maestría de Bellas Artes en la Universidad de Columbia en Nueva York. Se dedica a la dirección de cine. Su primera película, Hilda, se presentó en festivales alrededor del mundo y estuvo siete semanas en cartelera nacional. Recibió cinco nominaciones a los premios de la Academia Mexicana de Cine y dos a las Diosas de Plata. Obtuvo un Ariel.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS