Recibe en tu email las próximas
columnas de Manuel J. Jáuregui
1 mes
2 meses
3 meses

Un día sí y otro sí



Manuel J. Jáuregui
en REFORMA

ico_clock
3 min 30 seg


Debería contemplar el Presidente que, en lugar de pontificar un día sí y otro sí sobre cómo debería todo mundo comportarse -y no él comportarse como la gente quiere-, mejor le resultaría emplear su tiempo y esfuerzo en frenar las ejecuciones cotidianas y derramamiento de sangre en nuestras calles.

Como habrán visto, amables lectores, Reynosa registró el miércoles OTRA balacera -adicional a la de 19 muertos del fin de semana pasado- y a esta ola de violencia se sumaron antier mismo otros incidentes más en Zacatecas, con un saldo de dos POLICÍAS asesinados, y en Jiutepec, Morelos, con tres ejecuciones en un sitio público.

Hemos llegado a un punto en que ni las Policías, ni la Guardia Nacional, ni el Ejército o la Marina, pueden contener a los sicarios de los cárteles. Si acaso hay ley en México, en muchas de nuestras ciudades ésta es la de los cárteles y no la civil que nos rige a todos. Peor aún, no parecen ni siquiera estar dispuestos en esta Administración a hacer esfuerzos para contener la inseguridad que día con día crece. Difundiéndose en el extranjero -y nacionalmente- que los cárteles se han apoderado ya de importantes zonas del País donde las autoridades ni gobiernan ni cumplen con garantizar la paz social.

En este sentido, el Gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, denunció públicamente que el narco es el que ganó las recientes elecciones en su Estado, ya que de 15 municipios que controla el crimen organizado, 13 resultaron a favor del candidato morenista, Alfredo Ramírez Bedolla.

Esta denuncia, tan grave que amerita una investigación seria, fue ninguneada por el morenismo, y uno de los más virulentos defensores de la narcoelección estatal a favor de ese partido fue nadie más y nadie menos que Jesús Reyna García, ex Gobernador interino de Michoacán, quien -¡oh sorpresa!- estuvo PRESO entre 2014 y 2018 acusado de colaborar con los Caballeros Templarios, cártel en pugna con otros rivales por el control del estado. ¡No me ayudes, compadre!

La situación, como dicen ahora en el cine, "está complicada", y más ante la ausencia de preocupación o atención de los responsables de la paz y el orden. No parece importarles el deterioro de nuestra paz social, tema que se ha convertido en uno de disputa con nuestros vecinos al norte del Bravo, quienes ven con preocupación el crecimiento exponencial de las organizaciones criminales en México y el alcance de sus actividades delincuenciales.

Los cárteles en México se han convertido ya en hidras de mil cabezas: tan pronto cortan una, surgen 10 más. Para nadie es un secreto que los cárteles no nada más trasiegan droga, sino que extorsionan, huachicolean, cobran piso, comercian alcohol adulterado, contrabandean y CONTROLAN muchas de las ADUANAS del País, cobrando cuota a la mercancía que entra y sale.

La violencia en Reynosa obedece, en gran parte, porque un cártel quiere apoderarse de las zonas colindantes con los puentes internacionales del lado mexicano ante la resistencia de un cártel rival. ¡Ello con o sin Ejército presente!

Y a pesar de los enormes retos de seguridad, el Gobierno federal ni hace cosa efectiva alguna NI SE DEJA AYUDAR por el Gobierno norteamericano y sus Agencias especializadas. Es más, este Gobierno les hizo el favor a las organizaciones criminales (a sabiendas o por ignorancia) de prohibir el desempeño en México de los agentes de la DEA, quitando así un freno a sus actividades relacionadas con el trasiego de droga hacia Estados Unidos.

¿Ustedes qué creen, amigos lectores, que los norteamericanos están frustrados o no por la actitud inexplicablemente tolerante de este Gobierno ante el crimen organizado en México?

La situación de violencia e inseguridad se está pintando sola, no requiere interpretación: la actividad criminal ha crecido y se ha recrudecido en los dos años y medio de esta Administración federal. De seguir así, este monstruo que ha dejado crecer acabará por DEVORAR al mismo Gobierno que lo ha nutrido y apapachado con abrazos, indultos y ninguna resistencia a sus caprichos.

 
 
 
 


FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS

MÁS DE Manuel J. Jáuregui

Manuel J. Jáuregui
Vacuna no jala
Manuel J. Jáuregui
Atascados
Manuel J. Jáuregui
Más balazos
Manuel J. Jáuregui
Ninguna diferencia
Manuel J. Jáuregui
¿On tan?
Manuel J. Jáuregui
Dos chamuscados
Manuel J. Jáuregui
Es al revés
Manuel J. Jáuregui
¡ Qué amiguitos !
Manuel J. Jáuregui
Con pena... y sin gloria
Manuel J. Jáuregui
Ruidoso silencio
Manuel J. Jáuregui
Garnuchazo
Manuel J. Jáuregui
¡Falso, falso, falso!
Manuel J. Jáuregui
El mal menor
Manuel J. Jáuregui
¡A cuadrarse!
Manuel J. Jáuregui
Como los chivos
Manuel J. Jáuregui
'Falso mesías'
Manuel J. Jáuregui
Doce razones
Manuel J. Jáuregui
No le entienden III